El perfume de las flores

A todos les gusta el perfume de las flores, pero pocos quieren tomarse la molestia de cultivarlas. Si tuviésemos el coraje y la iniciativa para cultivar una semillita, tendriamos sin duda como resultado un jardín fragante.

Somos como flores en el jardín de Dios, debemos cultivar Su esencia en nosotras y jamás dejaremos de exhalar Su perfume.

“El Señor te guiará siempre; te saciará en tierras resecas, y fortalecerá tus huesos.

Serás como jardín bien regado, como manantial cuyas aguas no se agotan.”  Isaías.58: 11

http://mensagemereflexao1.blogspot.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *