exito

Cuando se habla de prosperidad, las personas la asocian a la riqueza, a los bienes materiales y al dinero. Pero ser próspero no es solamente tener mucho dinero, es también ser exitoso y progresar en la vida en todos los aspectos.

Están los que piensan que para ser prósperos necesitan trabajar incansablemente. Invierten en los mejores estudios, pelean por vacantes en las mejores empresas y, aún así, se sienten fracasados.
El trabajo, sin duda, dignifica al hombre. Pero hay un secreto para la verdadera prosperidad, y pocos se disponen a entenderlo: la obediencia a los Mandamientos de Dios.

Muchos quieren prosperar, pero no quieren someterse a la dirección de Dios. La obediencia siempre trae bendiciones. No es en vano que el profeta Joel dijo que es poderoso quien Le obedece (Joel 2:11). El mayor placer de Dios es honrar a quienes Lo honran.

En la Biblia hay más de 8 mil promesas para quienes deciden vivir en obediencia al Señor, como por ejemplo: “Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, y sobre tus caminos resplandecerá luz.”, (Job 22:28). Es decir, éxito en todos los proyectos.

“Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice el Señor de los ejércitos.”, (Malaquías 3:12). Usted tendrá placer de vivir.

“… y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te pongo nombre.”, (Isaías 45:3). Tendrá las riquezas que nadie tiene.

Todos los tesoros de la Tierra fueron hechos por Dios. Y Él quiere confiar esas riquezas en las manos de los que Le temen. ¿Le confiaría sus bienes a alguien que no tienen ningún compromiso con usted? Tampoco Dios.

Entonces, ¿está dispuesto a obedecer?

Progreso Económico, todos los lunes a las 10 am, 3 y especialmente a las 7 pm en Bulevard de Sabana Grande diagonal a la estación del metro Chacaíto.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *