El uniforme, la vanidad y el consumismo

uniforme-vanidad

Usted ya se detuvo a pensar en ¿porqué muchas escuelas exigen que sus alumnos usen uniforme? Además de la practicidad y de la economía para los padres, el uso del uniforme evita los “desfiles de moda” en las escuelas y refrena el consumismo precoz.

Es increíble ver que niñas tan jóvenes ya tienen una vanidad tan aguzada. La elección de marcas, la exigencia en la hora de vestirse, las ganas de llamar la atención de sus compañeros. En realidad, esta vanidad parece estar inserida en nuestro ADN; en unos más, que en otros, pero todos con algún porcentaje.

¿Y qué tiene esto que ver con nosotras, mujeres que queremos agradar a Dios?

Es natural querer estar bella y a la moda. Me encanta arreglarme, aun que sea para quedarme en casa. Pero cuando la preocupación con la imagen, con la moda, con las ropas, con las marcas pasa de un límite, y ser notada, elogiada, o siempre vista como la más bien vestida se torna el motivo que le impulsa a cuidar de su apariencia diariamente, ¡allí entonces está una gran señal roja!!

Cruzar la línea de un cuidado natural para una vanidad excesiva le traerá una carga innecesaria e incluso nociva a su fe.

Por lo tanto, aquí les dejo 3 tips prácticos para evitar el consumismo y la vanidad:

1) SÍ, ¡puede repetir la misma ropa!

Comprar, comprar y comprar cuando su ropero ya está lleno es desperdiciar dinero. Sea creativa con lo que usted ya tiene y luche contra este animalito que le quiere morder a cada vez que usted ve la publicidad de una oferta o pasa frente a una tienda.

2) No ostente

Recuerdo a una compañera de clase que iba todos los días con ropa nueva para la escuela pública donde estudiábamos. Un día la profesora llamó a su mamá para conversar y pedirle que no usase tantas ropas diferentes, pues la mayoría de los alumnos eran carentes y se sentían mal, pues no tenían estas mismas condiciones. Tenga buen criterio: a la hora de vestirse, considere a las personas y el ambiente para donde usted se dirige, y no quiera ser el centro de las atenciones. (¡Tampoco debe quedarse “EXIBIÉNDOSE” en el Facebook, mostrando todo de marca que usted tiene! A no ser que sus “AMIGOS” tengan la misma condición que usted.)

3) Vístase para agradar a Dios

Si fuera verdaderamente para Él, usted mantendría una apariencia agradable, bella y sin exageración. Su belleza exterior será un reflejo natural de quién usted es por adentro.

¿Le gustó? Entonces comente y comparta.

¡Hasta pronto!

Fuente: http://marelisbrum.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *