El verdadero culpable

insendioUn cierto día, una señora llamó desesperada a los bomberos de su ciudad, para apagar el fuego que empezara abruptamente en su casa. Como la distancia desde el Cuerpo de Bomberos hasta su casa era considerable, cuando los bomberos llegaron ya era demasiado tarde. Sólo había quedado un montón de madera quemada y mucho humo.

Ella, con profunda desesperación y llorando mucho, dijo:

-Toda mi vida estaba en esta casa, mis sueños y mis proyectos. ¡Todo se tornó en polvo! – Y descontenta, descargó toda su amargura.

-La culpa es de los bomberos incompetentes y sin corazón que tardaron demasiado para llegar aquí. ¡Ellos son los culpables de no haber quedado nada de mi casa!

Entonces un hombre se aproximó a la angustiada y triste señora diciendo:

– Yo soy el electricista que hizo la instalación eléctrica de su casa, ¿se acuerda? – Ella confirmó con la cabeza.

¿Usted se acuerda de cuando yo le dije que los cables que estábamos utilizando en la obra eran de mala calidad? – Otra vez ella concordó con el hombre.

– Y aun así usted insistió que deberíamos usar aquellos cables, porque, al terminar la instalación, usted ahorraría 75 reales. Pues bien, la economía de 75 reales se transformó en perjuicio de 100 mil reales.

Moraleja de la historia: Cuando algo de malo sucede con nosotros, inmediatamente empezamos a culpar a todos a nuestro alrededor, pero, en la mayoría de las veces, los verdaderos culpables por nuestros infortunios, somos nosotros mismos.

Autor desconocido

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *