Una persona se dedica a tener éxito financiero. Hace todos los viajes que el dinero le permite. Compra las ropas más bellas. Entra en diversas relaciones amorosas procurando llenarse. Se va a los restaurantes más increíbles. Busca libros y filosofías que van a ayudarla. Incluso hay cientos de otras formas en las que busca encontrar la paz en su vida. Ella hasta puede escalar una montaña o ir a un lugar desierto. Pero, parece que nada de eso la llena completamente. El vacío interno continúa.

Y la persona ya ni sabe qué es lo que le está faltando. Todo lo que dice es: «Daría todo por un poquito de paz».

En búsqueda de la paz

Es por eso que un lugar sin paz es destruido: la familia se separa, los hijos se rebelan, la pareja pasa por peleas y acusaciones. En el trabajo, no es diferente: nerviosismo, ansiedad, malentendidos y problemas tras problemas.

Los países son capaces de ir a la guerra para garantizar la «paz», imponiéndola por medio de la fuerza. Incluso porque sin paz es imposible gobernar (ya sea un país, el hogar o la propia vida).

Además de eso, algunos creen, erróneamente, que por medio del suicidio encontrarán la paz.

Muchas personas buscaron la paz, pero pocos de hecho la encuentran.

¿Cómo tener la verdadera paz?

Lo que este mundo no comprende es que esta paz, que tanto se busca, solamente puede ser encontrada en el Espíritu Santo, porque es un fruto de Él (Gálatas 5:22).

En la Biblia está escrito, en referencia al Señor Jesús: «Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.» (Isaías 9:6).

De ese modo, la verdadera paz solo puede venir de lo Alto, del Reino de los Cielos. Por lo tanto, jamás será encontrada en las cosas de este mundo.

Por ello, el 11 de octubre, los que sinceramente buscan la paz la encontrarán, ya que está escrito:  «Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies.» (Romanos 16:20).

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *