No es eso lo que quiero

noesloquequiero

Confiar es mucho más que hablar…Muchas dicen que confían en Dios pero, ¿Será que confían de verdad?

No es fácil confiar cuando el asunto es la vida sentimental y muchas desisten o terminan lidiando con la situación mediante la fuerza de su propio brazo. A veces toman decisiones equivocadas, engañadas por sus corazones, y después tienen todavía el coraje de preguntar por qué Dios permitió que pasase eso.

Confiar es actuar colocando en Dios toda nuestra confianza. No se trata solo de la boca para afuera sino de la fe que se transforma en actitud.

La confianza requiere de la persona un gran dominio de los pensamientos y de las emociones; y eso sucede adentro de ella misma. Y, el ejercicio de la fe es actuar de acuerdo con aquello que se cree incluso aunque todo nuestro alrededor intente conspirar contra nosotras.

La confianza requiere de nosotros dominio propio; y no solamente en el hablar sino principalmente adentro nuestro, allá dónde solamente Dios ve.

Incluso, la persona puede hablar que confía pero si adentro de ella duda y no actúa la fe, entonces ella no confía. Por eso, la confianza es tan valorizada por Dios.

Él dice que el corazón incrédulo es perverso. ¡Miren qué fuerte es eso!

Un día yo hablé así para Dios:

– Aunque mi voluntad sea contraria a la Tuya, yo confío que el Señor sabe lo que es mejor para mí. Aunque yo quede para tía, si esa fuere la voluntad del Señor, entonces eso es lo mejor para mí.

Mis queridas, piensen bien en eso. No se engañen diciendo que confían cuando en realidad se están rindiendo a los pensamientos contrarios a la fe.

Entreguense a Él de verdad con la seguridad de que la voluntad de Él es siempre mejor que la de ustedes.

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *