Ese enemigo llamado desconfianza

desconfianza

Va mucho más allá de los celos. Causa divorcios. Deja paranoicas a las personas. Solo quien la siente sabe cuán complicado es lidiar con ella: la desconfianza.

Generalmente, la persona desconfiada tiene sus motivos…

No confían en su pareja porque ya fueron traicionados.

Tienen baja autoestima y, por eso, son inseguros.

Su pareja no comparte su vida y se siente dejado de lado.

Sufrieron traumas en el pasado y no creen en el amor.

Vivimos tiempos de desconfianza. Con el aumento en el número de traiciones, avances tecnológicos, facilidades para conocer personas, parece muy difícil encontrar a alguien en quien se pueda confiar realmente cuando el asunto es una relación.

El problema es que, con o sin motivo, la desconfianza hace que la pareja sufra. El desconfiado se siente consumido por la falta de certezas. Busca mostrarse confiado a cualquier precio y termina siendo víctima de la desconfianza. Por eso no logra ponerle fin al problema, y ese sentimiento permanece ahí, dañándolos a los dos.

Al contrario de lo que parece, es posible y muy necesario tener seguridad en la vida amorosa. Para eso, se necesita dar el primer paso, que es querer cambiar.

En la Terapia del Amor usted aprende qué hacer para volver a confiar en el amor. Todos los jueves a las 3 pm y especialmente a las 7 pm usted tiene una nueva oportunidad de poner en práctica ese deseo de cambiar y así reencontrar la felicidad en la pareja. Lo esperamos en el Boulevard de Sabana Grande diagonal a la estación del metro Chacaíto.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *