Está siendo difícil resistir cuando estamos juntos

resistirtenta

«Estoy saliendo con alguien y me caso a fin de año, pero ando con la conciencia pesada. Mi novio y yo pecamos, no llegamos a caer (acto sexual) pero llegamos bien cerca, y yo sé que eso desagrada a Dios. Hacemos de todo para no errar en este sentido, pasamos dos, tres meses bien, sin hacer nada malo, pero llega un momento que hacemos todo de nuevo. Tengo miedo de terminar no resistiendo y cayendo de una vez en tentación, terminar fornicando. ¿Qué crees que debo hacer? Gracias por la atención.»  Natalia.

Cuando nuestra conciencia pesa es porque realmente estamos errando. Hiciste bien en pedir ayuda, querida.

Voy a enseñarte algo que mi mamá me enseñó cuando estaba por ponerme de novia con Renato. En aquella época, yo no sabía por qué me daba tantas recomendaciones, pero era porque nunca había estado de novia. Ella ya sabía que llegaría un momento del noviazgo que sería difícil para nosotros dos, y por eso, aquí van los consejos que realmente hicieron una gran diferencia para mí en esas horas:

Siempre salgan a lugares públicos. En mi caso, yo me quedaba en casa, durante el día, con toda mi familia presente en algún otro lugar de la casa. Renato nunca conoció mi cuarto y sólo tenía acceso a la cocina y la sala, en donde nos quedábamos mirando televisión prácticamente el día entero de su franco. Cuando mis padres viajaban, ellos siempre dejaban a un adulto para que se quedase en casa ese día. Y, aun así, fue difícil, porque a veces parecía que estábamos solos y las ganas de besarnos un poco más ¡eran insoportables!

Usa ropa holgada y discreta. Cuando miro mis fotos de aquella época, incluso me da vergüenza jaja… antes de Renato, yo usaba faldas y bermudas, con Renato, comencé a usar pantalones largos y bien holgados… la transformación en mi apariencia fue joven abuelita jaja… no hay otra forma, el cuerpo de la mujer es extremadamente sensual, principalmente si ella tiene cuervas y piernas fuertes… por lo menos el aspecto no es necesario que sea un incentivo en el noviazgo.

No permitas que él toque tu cuerpo, no te sientes en su falda, ni dejes que te abrace por detrás. ¡Y cuando tú lo abraces, mantén tus partes íntimas bien lejos! No quedes apoyando tu pecho o apoyándote en las partes íntimas de él.  Son cosas que llevan a otras, además de que, es falta de respeto de él para contigo y tuya para con él, ya que tu cuerpo no le pertenece, ni el de él a ti.

¡Tú eres el freno! Si las cosas se están poniendo calientes, te cabe a ti frenar. Para el hombre es casi imposible hacer esto porque sus hormonas están a flor de piel y convengamos en decir que ellos son bien débiles en esta área… la mujer también tiene sus hormonas para todos lados, pero ella logra tener más dominio en estos momentos, y por eso, debe usar esta fuerza que tiene para no dejar que las cosas salgan de control.

Es importante decir aquí que el acto sexual no es el comienzo de la caída y sí el resultado de ella. Estás errando y cayendo cuando comienzas a traspasar los límites del noviazgo. Un roce, un apoyo, una foto, una conversación… ¿recuerdas lo que el Señor Jesús dijo al respecto?

Pero yo les digo: que cualquiera que mira a la mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. Mateo 5:28

Si solo mirar ya es adulterar, ¿imagina tocar???

Vale la pena resistir, no solo por el respeto que te das, como por el valor que él te da. Te transformas en una mujer diferente a la mayoría, con un poco de misterio, una recompensa que él solo podrá tener en la luna de miel

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *