¿Estás al día con tus controles de salud?

controles-salud

La ecuación es simple: cuanto más sanos estemos por dentro, más se notará por fuera, tengamos la edad que tengamos. Estar bien es verse bien y cuanto más cuidemos y controlemos el bienestar general del organismo más cerca estaremos de estar (y lucir) saludables.

A partir de los veinte años, comienza una etapa de la vida en la que empezamos a necesitar diferentes chequeos médicos, según vaya avanzando el tiempo. A continuación, los cuidados y controles esenciales que todos debemos hacernos para prevenir enfermedades, detectarlas tempranamente o -simplemente- mantener un impecable estado integral.

* Examen de colesterol total, LDL, HDL, triglicéridos

Sirve para medir el nivel o perfil de lípidos en sangre. La alteración en dicha medición puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Se debe realizar anualmente en personas de entre 20 y 39 años. Y cada 6 meses en mayores de 40 años.

* Control de glucemia

Permite detectar un diagnóstico precoz de diabetes o niveles altos de glucemia en sangre. Las personas de entre 20 y 39 años deberían realizarlo anualmente. Y los mayores de 40, dos veces por año. Se recomienda que el paciente esté en ayunas.

* Control de hemoglobina

Lo realizan para detectar la anemia. Se recomienda realizarlo anualmente en personas de entre 20 y 39 años, y cada 6 meses en mayores de 40 años.

* Control de Antígeno Prostático Específico

Permite la detección precoz del cáncer de próstata: neoplasia de alta incidencia en el hombre. Se debe realizar anualmente en personas mayores de 40 años.

* Detección precoz de cáncer de colon

Se efectúa para la detección de trazas de sangre en materia fecal (Método Inmunológico). Lo recomiendan para que personas mayores de 40 años lo realicen anualmente.

* Prueba de Papanicolau

Es un estudio vaginal sencillo que permite detectar enfermedades del tracto intrauterino.  Y lo debe llevar a cabo una vez por año todas las mujeres a partir de la primera relación sexual.

La medicina preventiva: de qué se trata

Los controles periódicos regulares constituyen tan sólo una parte de la medicina preventiva, que contempla sencillos hábitos de higiene y salud capaces de evitar la aparición de la enfermedad (prevención primaria), parar su proceso (prevención secundaria) y disminuir sus posibles complicaciones. Realizar ejercicio físico frecuente, llevar una alimentación correcta, diversa y completa, evitar  el consumo de tabaco, alcohol y drogas y conservar un ritmo vital relajado ayudan a mantenerse sano y saludable.

Fuente: http://www.entremujeres.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *