Falta de temor, tiempo y orgullo

faltadetemor

Existen tres cosas conectadas que, lamentablemente, están derrumbando a muchos pastores.

La Biblia cuenta la historia del rey Uzías, que comenzó muy bien y prosperaba en todo lo que hacía. 2 Crónicas 26:1-5
Como muchos de nosotros, pastores, que crecemos debido a nuestra comunión y pureza con Dios.

Pero, con el pasar del TIEMPO, él dejó que su corazón se exaltara y comenzó a creer que era suficientemente poderoso para hacer lo que mejor le pareciera.
Muchos pastores reciben autoridad y comienzan a hacer lo que mejor les parece, sintiéndose con el “derecho” de desobedecer a Dios y al liderazgo de la Iglesia.

A partir de entonces él cayó en desgracia. Y al quemar incienso en el Templo, desobedeció les leyes de Dios – FALTA DE TEMOR – 2 Crónicas 26:16.
Muchos pastores comienzan a desobedecer y a criticar al liderazgo. Además de eso, comienzan a tener malos ojos, se tornan maliciosos y con falta de temor.

Cuando Uzías fue reprendido por el sacerdote, en vez de aceptar, arrepentirse y volver a la práctica de las primeras obras, quiso discutir con los sacerdotes. Dice la Biblia que él se indignó, no aceptó la reprensión (en la versión en español dice que él se llenó de ira).

Son muchos los pastores que, al llamárseles la atención o al ser reprendidos por un error, en vez de aceptar, de humillarse y de arrepentirse, se enojan con el liderazgo.

¿Cuál fue el fin de Uzías?
¡¡¡Murió leproso!!!

¿Cuál ha sido el fin de muchos “ORGULLOSOS” que estaban en nuestro medio y que no aceptaron la reprensión? Hoy, están leprosos espiritualmente (sus vidas están destruidas).

Como el obispo ha dicho y como hemos visto: “Son muchos los que en el pasado “VENCIERON”, pero salieron de nuestro medio y hoy están “VENCIDOS”.

Pues el TIEMPO, LA FALTA DE TEMOR Y EL ORGULLO los destruyeron a todos.

Si nosotros, pastores, crecemos, es porque damos lo mejor, y DIOS NOS DA EL CRECIMIENTO. Nunca podemos perder ese temor y reverencia hacia nuestro DIOS.

No podemos pensar que, porque tenemos algún tiempo en la Obra, podemos hacer lo que mejor nos parezca.

Fuente: blogs.universal.org/bispomacedo/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *