¿Fea, yo?

feayo

Un día de esos, estaba en el tren y no pude dejar de notar a una joven que estaba sentada en frente mío. Ella tenía uñas, ropas y cabellos completamente negros, pero su piel era blanca como la nieve, y la raíz de su pelo revelaba su color claro natural. Muchas otras personas también la observaban debido a su estilo rebelde y diferente de vestirse -lo que, probablemente, era lo que ella esperaba-. Sin embargo, en mi opinión, es solo una chica que simplemente no conoce la belleza y el potencial que tiene.

Muchas son las mujeres que se miran en el espejo y desean saber por qué no son tan bonitas al igual que las otras. Rechazan la propia apariencia, su forma de caminar, su voz, la forma de su cuerpo, su pelo y su personalidad, y pasan a vestirse y a comportarse de manera agresiva y descuidada. Es posible obtener más informaciones sobre ese cambio de comportamiento a través de libros y clases de autoayuda; sin embargo, el conocimiento intelectual en sí, ¡no cambia nada! Las personas saben que tienen que amarse a sí mismas para tener una vida satisfactoria. Quieren alcanzarla, pero no lo logran debido a un conflicto interno y continuo entre la verdad y la mentira. Ahora bien, ¿cómo uno puede permitir que la mentira sobrepase la verdad? Parece ridículo, ¡pero todos actuamos así! Observa que, todas las veces que creemos en un pensamiento que dice que no somos capaces, creemos en una mentira. Si cuestionas los motivos de ese pensamiento, ¡te darás cuenta que él no tiene sentido! ¿Por qué no soy capaz? ¿Por qué no hice mi trabajo tan bien como cualquier otra persona? ¿Por qué soy fea? ¿A causa de mis pies? ¿Por qué soy inferior a mi amiga? ¿A causa de mi falta de formación académica? ¡De ninguna manera! ¡La verdad es que seremos inferiores, feas e incompetentes si queremos! No tenemos esos adjetivos a causa de lo que tenemos o dejamos de tener, lo que somos o dejamos de ser, sino porque nos vemos así. ¿Entonces por qué creer en una mentira? Tal vez alguien muy allegado te dijo algo que terminó destruyendo tu autoestima. Ahora, pregúntate a ti misma: “¿Cuál es el fundamento de ese comentario? ¿Por qué fue hecho? ¿Se trata de un hecho o una palabra no reflejada?” Probablemente, llegarás a la conclusión de que todo fue un mal entendido.

Si quieres cuestionar esas ideas malas sobre ti, luego te darás cuenta lo tonto que fue darle crédito. Vas a comenzar a valorizarte más. Basta mirar a tu alrededor y verás que, dentro de millones de personas, !no hay ninguna como tú! Tu estructura física tal vez necesite ser perfeccionada, pero esa necesidad existe solo porque no has cuidado de ella como deberías. Cuando comiences a amar y a cuidar de tu cuerpo, ¡verás qué bonito es!

¡Las personas solo consiguen cuidar lo que les gusta! Si te amaras, irás a cuidar bien de ti, de tu salud, de tu cuerpo, de tu apariencia e, incluso, de la casa donde vives. Cuando te mires en el espejo y te guste lo que ves, las personas van a mirarte y también les gustará lo que ven, “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él” (Proverbios 23:7).

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *