Fin de año: ¿Regalo para quién?

regalos

El fin del año está a la vuelta de la esquina. Y con él llegan las fiestas, regalos y alegría, ¿verdad? No exactamente. Hay quienes transforman esta época en un verdadero infierno, gastando lo que no debería gastarse , y muchas veces incluso lo que no tiene, para comprar lo que no necesita para sí mismo y para los demás. Y es un infierno que dura todo el siguiente año, pues las deudas no son pagadas de un día al otro. Muchos intentan vender la idea de fiestas de Navidad y de Año Nuevo como felices y gratificantes, cuando pueden terminar siendo una época onerosa y cansada, con reflejos nada agradables.

“Yo lo merezco”, intenta justificar quien no resiste a un zapato en una vitrina, una ropa en un maniquí, aquél aparato electrónico que le hace brillar los ojos en la entrada de la tienda. Entra en escena la auto-gratificación que en realidad es solo un intento de ahogar temporalmente algún sentimiento negativo, un sustituto ineficiente para alguna carencia en vez de planear la vida para que tal carencia no tenga más efecto.

Las utilidades que podrían ser usadas para pagar las deudas contraídas a lo largo del año anterior o garantizar los tradicionales gastos del inicio de año, terminan por ser malgastados en regalos y fiestas que no traerán ningún beneficio al gastador. Lo que era para ser un alivio acaba siendo combustible para más problemas.

Seducción

cuentas¿Quien inventó, por ejemplo, la superstición de que alguien necesita usar una ropa nueva para la entrada del año? ¿Quién dijo que es obligatorio aglomerarse en los centros comerciales o en las calles en busca de regalos? ¿El verdadero sentido de la Navidad está siendo recordado en los millones de mensajes de “compre”, “regale” e incluso al decir “Felices Fiestas”?

“Los medios interfieren mucho, con publicidades como ‘usted no puede vivir sin esto’, o ‘todos ya lo tienen pero usted aún no, compre el suyo’, con su trabajo de seducción que solo perjudica a aquellos  que ya tienen un tendencia a consumir para satisfacer necesidades que no existen”, dice la psicóloga Marina Vasconcellos, de Sao Paulo, Brasil.

“El internet, incluso, potencializa mucho esto con las redes sociales, en las cuales las personas exponen demasiado lo que tienen, y crean en los demás el deseo de que quizás lo necesiten, solo porque otro lo tiene.”

La auto-gratificación parece mejorar un poco la autoestima en aquél momento.

Un viaje mas allá de la real capacidad financiera, comprando lo más caro. “Después vemos como lo pagaremos”, piensan los gastadores, según Marina, para quien esto, generalmente, “es una actitud de alguien que no tiene una buena autoestima”. Solo que la cuenta viene después, y con ella, muchos problemas.

Este refuerzo mentiroso en la autoestima también dice respeto al hecho de regalar, según la psicóloga. “Si existe realmente el hábito de regalar, esto debería ser hecho con recuerditos. Solo que hay personas que dan regalos caros  y sofisticados porque quieren pasar la imagen de un poder que en realidad no tienen. No asumen su realidad”.

Marina da un consejo: antes de comprar, piense. “¿Existe realmente la necesidad de comprar esto? ¿Está dentro de mis condiciones o es solo para mostrar a los demás lo que usted no es o no tiene? ¿Es válido quedarse con deudas solo para conquistar la admiración de la persona a quien se está regalando? ¡Cuestiónese!” **Fuente: Folha Universal (Brasil)

4 cosas para recordar

El obispo Renato Cardoso, en una visión más practica, sugiere cuatro cosas importantes que usted debe recordarse en el final del año

  1. La publicidad de las tiendas aumenta considerablemente en esta época y le hacen gastar el dinero que tiene – y el que no tiene. Las utilidades no deben ser beneficio para la economía de las tiendas, sino para la suya.
  2. Todo estará más barato en enero. En pocas semanas, varias promociones tornarán todo de 10 a 50% más barato. Use su dinero para pagar deudas y deje para comprar algo solo después.
  3. La Navidad no es una fiesta cristiana. Él no dejó orden para que Su cumpleaños fuera celebrado, sino Su muerte y sacrificio por nosotros. La Navidad es conmemorada en esta época sustituyendo a fiestas paganas del mismo periodo.
  4. Aproveche el tiempo libre para reflexionar. Si usted sale de vacaciones en el final del año, use este periodo para algo que muchas veces postergamos: PENSAR. Piense en el año que pasó. ¿Por qué algunas cosas sucedieron? Saque de esto lecciones para mejorar su vida en el próximo año.

***Tips del blog del obispo Renato Cardodo–>> http://goo.gl/LQAgjo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *