Fuerte y vibrante en la menopausia

fuerteenlamenospausia

Es interesante como muchas mujeres en la Biblia fueron mencionadas con problemas hormonales o reproductivos: Sara, Raquel, Ana, la mamá de Sansón, Elizabeth y la mujer hemorrágica. Todas fueron curadas y bendecidas por Dios a través de un milagro. Entonces, podemos ver que Dios se preocupa con esa área de las mujeres – Él quiere que sus cuerpos sean fuertes y vibrantes.

¿Ya oyó hablar sobre las “hormonas del placer” llamadas oxitocina y serotonina? Ellas nos quitan el estrés y actúan como una droga en nuestro torrente sanguíneo. Es como un estimulante para el alma femenina haciéndonos sentir bien cuando podemos ayudar a una amiga, cuando lloramos al lado de alguien que queremos mucho, cuando somos abrazadas, amadas, comprendidas y sonreímos con aquellos que amamos a pesar de cualquier cosa. Es una unión, un refuerzo hormonal. Cuando no tenemos la cantidad suficiente de estas hormonas en nuestra sangre, nosotras sentimos una cierta carencia, una necesidad de abrazar a un bebé, a un animalito y en el caso de algunas jóvenes quieren abrazar a cualquier chico que se les cruce.

Durante la menopausia, los altos niveles de oxitocina comienzan a disminuir y se vuelven balanceados. No tenemos más aquellos “picos de emoción” como acostumbrabamos a tener y honestamente, vemos a las mujeres más jóvenes siendo emotivas sobre determinadas cosas y percibimos aquel comportamiento bobo y exagerado; aún sabiendo que solíamos ser iguales.

Si somos mujeres espirituales, somos más equilibradas y menos propensas a preocuparnos con lo que los otros piensan de nosotras. Podemos hacer lo que necesitamos hacer y si somos apreciadas por eso, buenísimo; y si no somos…sigamos adelante. La mujer que no es espiritual y está pasando por esta fase quiere gritar y reclamar con todo y con todos. Sin embargo, la espiritual sabe pasar por alto esto porque todo lo que le importa es lo que Dios piensa sobre ella.

La mujer que es espiritual puede ser feliz por quién es ella porque el “peso de las emociones” finalmente salió de sus hombros. Ella continuará sintiendo emociones, continuará siendo sensible y femenina; pero esos cambios de humor ya no le afectan más porque finalmente esta fase difícil de su ciclo menstrual está llegando a su fin.

La mujer en la menopausia puede, ahora, concentrarse en una sola cosa por vez y no sentirse culpable por tener un millón de otras cosas clamando por su atención. Yo no tengo ningún problema en pedirle a mi hijo adolescente que prepare algo para comer en el almuerzo si estoy ocupada con un proyecto cuando antes yo acostumbraba a sentirme extremadamente obligada a ser la única en cocinar y preparar todas las comidas aunque fuese un simple sandwich.

Mi hijo sabe lavar sus propios platos ahora y un día su esposa me va a agradecer por eso. Al igual que los hombres, nosotras podemos bloquear otras cosas y otras personas cuando queremos concentrarnos apenas en una tarea cuando antes nos sentíamos presionadas a responder a todo lo que se nos decía y hacía en relación a nosotros. Al igual que las mujeres más jóvenes, estábamos acostumbradas a hacer todo al mismo tiempo, pero ahora estamos felices por hacer una cosa por vez y no me culpo por eso.

Sin embargo, disfrutar el lado bueno de la menopausia no es algo tan simple. Eso exige que usted cuide su salud desde ahora. Sí, ¡yo estoy hablando con usted que tiene 19 años! Deje de comer tantas frituras, haga ejercicios y alimentese con lo que es saludable. Y sobre todas las cosas, comience a amar la vida que Dios le dio y mantenga su mente llena con Sus pensamientos. Cuando usted busca la sabiduría, evita armadillas negativas que el mundo prepara para que usted caiga. Usted se vuelve bonita así como lo era Sara. Cuando usted es sabia, renueva su juventud.

“El que sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el águila”. (Salmos 103:5)

Fuente: blogs.universal.org/cristianecardoso/es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *