lagotera

¿Qué pasaría si en un día de tormenta hubiera un agujero en el tejado de su casa? Si no estuviera en casa, usted sólo se daría cuenta después que abriera la puerta y se deparara con los daños. A fin de cuentas, nadie sube todos los días al tejado para averiguar el estado de conservación.

Lo mismo sucede con el grifo – sólo nos damos cuenta que gotea cuando estamos en silencio, y el ruido continuo insiste en quitarnos la paz de nuestro sueño.

Existe una característica de la mujer que repetitivamente (¿ya se dio cuenta como es latoso pronunciar esa palabra?) es mencionada en el libro de Proverbios – la peleona – aquella que le gusta armar lío y reclamar por todo. En nuestro siglo, con la moda de “calificar” mujeres, ella probablemente sería llamada de Mujer Gotera.

Seguramente entre sus miles de mujeres Salomón enfrentaba problemas graves de reclamaciones. Él describió bien la sensación que tenemos cuando estamos cerca de alguien así – el deseo de estar lo más lejos posible de este tipo de personas.

Y de nada sirve lanzar piedras de juzgamiento… Si yo no reviso constantemente mi tejado de vidrio, acabaré causando esta misma sensación en alguien.

Piense ahora en los momentos que pasa con su esposo, con sus hijos. Qué normalmente usted hace, como habla, cuantas veces acaba repitiendo la misma cosa hasta que sus hijos obedecen…Si eso sucede con frecuencia, es momento de revisar qué está fallando, y hacer algunos ajustes en usted.

A fin de cuentas, no es por el mucho hablar que somos atendidas.

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

One thought on “Gotera

  1. Que tal desde Venezuela, aunque soy hombre, cuanto he aprendido con estas enseñanzas que son prioritariamente para damas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *