Halloween: Lo que esta fiesta esconde

halloween

Este viernes, 31 de octubre es muy probable que usted oiga en algún momento del día o incluso en la puerta de su casa, la siguiente pregunta: «¿Dulces o travesuras?» La amenaza, que viene de los niños disfrazados que en teoría están jugando, disfraza el verdadero significado de Halloween, una fiesta pagana adaptada a diferentes culturas y que viene creciendo peligrosamente.

La supuesta fiesta también conocida como el Día de las Brujas, va ganado fuerza gracias al atractivo comercial o el hábito de imitar a los extranjeros. Peor que la supuesta celebración es lo que viene por detrás de la fecha, que representa el culto  a los muertos y seres sobrenaturales.

El surgimiento de Halloween tiene varias versiones y comenzó a relacionarse con las brujas o fantasmas hace más de 2,500 años, cuando el pueblo celta, que dio origen a varias naciones europeas, paso a llevar a cabo anualmente una celebración para conmemorar el final del verano e inicio del otoño en el hemisferio norte.

Celebración a los muertos

Era el final del periodo de las plantaciones y cosechas, lo que significaba el comienzo de las dificultades, a causa del frío. Ya no tenía sentido celebrar nada en la fecha, pero los miembros de las clases dominantes de los celtas asociaron a las dificultades muertes y también comenzaron a utilizar la fiesta para rendir culto a los antepasados​​, en una celebración a los muertos, que ellos creían que volvían en esta noche para  visitar a sus familiares. Dada la inventada «visita», el pueblo empezó a preparar artefactos para asustar a los muertos o bien darles la bienvenida.

En la Edad Media, la Iglesia Católica trató de apropiarse de la fiesta al transferir el llamado Día de Todos los Santos para el 1 de noviembre, con la intención de llamar a la población para una vigilia en preparación para la fiesta, establecimiento de 31 de octubre como el día de Halloween. Esta vigilia también fue llamada Caza de Brujas, porque esta noche la Iglesia Católica perseguía  a muerte a quien festejase esta fecha, que pasó a ser hecha en secreto y no ha dejado de crecer y de ser reinventada en diversas culturas por las cuales a sido presentada.

¿Dulces o travesuras?

Hoy en día, Halloween tiene aire de ser una broma y quedó extremadamente comercial, generando mucho lucro a empresarios del sector de disfraces. Pero detrás de esta fiesta hay un significado peligroso, por ser una celebración para alabar brujas, zombis, calaveras y monstruos a través de bailes y fiestas de disfraces e incluso rituales para que las personas entren en contacto con los muertos.

Para empeorar las cosas, esta celebración está tratando de imponer una tradición en los niños, que salen a las calles pidiendo dulces de puerta en puerta, amenazando a las personas, y a cambio pueden recibir dulces y golosinas consagrados a espíritus malignos, como si se tratara de una broma. Además del riesgo en relación con estos dulces, los niños aprenden a hacer alboroto al no recibir estos dulces. Una lección nada educativa a tan temprana edad.

Piense en todo esto, especialmente si usted tiene niños.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *