hambrientos

“Nuestras familias tienen hambre de actitudes positivas.”

Las actitudes son posiciones benéficas o perjudiciales en relación con los objetos, personas y acontecimientos; son constituidas por creencias, sentimientos (o afectos) y propensos de acción. Cuantas veces las actitudes, sentimientos y acciones que tomamos ante determinadas situaciones en nuestra vida no son las más acertadas delante de nuestra familia.

La familia es un sistema complejo de relaciones, donde sus miembros comparten un mismo contexto social de pertenencia. Es en el núcleo familiar que aprendemos a vivir en sociedad y en el que expresamos lo que pensamos y pretendemos ser.

Cuando lo que somos, pensamos y pretendemos ser es acompañado de actitudes negativas generamos inestabilidad emocional dentro de la familia y carencia en sus miembros. Tenemos que tener un comportamiento ejemplar con el fin de generar una actitud positiva, para que la familia nos vea como un ejemplo a seguir.

Obispo Julio Freitas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *