Hija desobediente

hija-desobediente

Obispo, mi nombre es Margarida. Tengo una hija de 14 años que es rebelde, huye de casa, pasa noches afuera y después vuelve inventando varias mentiras. Ella se fue a vivir con su papá, pero la hizo volver porque no aguantó las actitudes que tenía.

Obispo, estoy hace 8 años en la Iglesia con mi actual marido, que es muy bueno con ella. Necesito ayuda, porque estoy sufriendo por esta situación.

En la iglesia, ella llegó a manifestar con espíritus inmundos en algunas reuniones, pero no se libera, no sé qué hacer. Su nombre es Camila. Por favor, oriénteme.

Respuesta

Amiga, el período de la adolescencia, que es el que su hija atraviesa, es uno de los más delicados, pues se trata de una fase de grandes transformaciones en la vida del ser humano. Si para los adolescentes que tuvieron una infancia bien estructurada es difícil, imagine para los que enfrentaron problemas serios, como, por ejemplo, la división de un hogar.

En primer lugar, su hija necesita límites, ya que es una niña de solo 14 años, no debe tener la libertad de pasar noches afuera de su casa, ya que es menor y se encuentra bajo la tutela de sus padres. Hay que destacar que la responsabilidad sobre los actos de ella es exclusivamente de los padres.

Lo que necesita es atención, cariño y sobretodo, límites. Ya que es posible notar que el rechazo que ha sufrido solo está fortaleciendo esa rebeldía, hecho usado por ella como una manera de llamar la atención (y un pedido de socorro).

Claro que el mal aprovecha su debilidad para dominar su mente. Por ese motivo, usted necesita luchar por su hija, a través de las cadenas de liberación que tienen lugar en la Iglesia Universal del Reino de Dios. Pero, recuerde, es indispensable que haga su parte como madre y como cristiana, que no desiste ni permite jamás que el diablo la derrote.

“Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla, pero al volver vendrá con regocijo trayendo sus gavillas…” (Salmos 126: 5-6)

Esté con Dios

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *