«Hoy no necesito tratamientos porque Dios me sanó por completo”

trina-monzon

Mi vida estaba destruida en todos los aspectos, pero me afectaba más la salud, pues padecía con un fuerte sangrado. A pesar de recibir tratamiento médico, no lograba la cura, ésto me produjo baja hemoglobina y con esto otras complicaciones. Tuve que ser hospitalizada para recibir tratamientos más fuertes, pues la hemoglobina me bajo a tres y estuvo a punto de darme un paro cardíaco. Cuando salí de alta, recibí una invitación para asistir a la Iglesia Universal y recibir una oración por mi salud que es realizada los martes, no dude y asistí, pues ya había hecho de todo para lograr la cura.

Participando en la oración mi cuerpo comenzó a fortalecerse y ya no me sentía tan débil, noté que el sangrado que tenía fue disminuyendo y las dolencias fueron desapareciendo.

Perseverando y asistiendo con fe a las oraciones logré ser completamente curada. Hoy gracias a Dios ya no padezco de ningún mal, la hemoglobina se restauró, no necesito tratamiento pues Dios me sanó completamente.

Trina Monzon

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *