ranitalaguna

Había una vez una laguna muy apacible en la que vivían muchas ranas.

De diversos charcos llegaban otras, atraídas por las noticias que circulaban sobre la paz y la alegría del lugar.

Se decía que las aguas serenas y transparentes servían como un fiel espejo para las coquetas ranas y también que eran tan claras que podía contemplarse el fondo sombreado de verdes musgos.

Durante años la luna venía a reflejarse en las aguas y la convertía en radiante plata, bajo su luz las ranas vagaban contentas por todo el lugar.

Mientras la luna iluminaba la laguna, las ranas estaban alegres y con ganas de trabajar.

Pero un determinado día ellas realizaron una asamblea en la que decidieron que querían otro rey que no fuera la luna, porque decían que ella era muy pasiva, entonces decidieron nombrar a alguien más astuto y nombraron a un inmenso lagarto, que con sus grandes dientes comenzó a perseguirlas y darle ordenes. El miedo que ellas sentían era tan grande que clamaron al cielo pidiendo que por favor hiciera con que el lagarto se fuera, mas el cielo no quiso escucharlas y les dijo:

__ ya que no supieron disfrutar del bien de la libertad, sufran ahora el mal de la esclavitud.

__De la misma manera Dios nos trata, pero nosotros por querer vivir la vida a nuestra manera, terminamos viviendo en la esclavitud.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *