¿Irresistible o no?

abundante

Usted ya debe haber ido a un almuerzo, fiesta u otra ocasión social donde la comida y la bebida que le sirvieron eran fantásticamente deliciosas – y en cantidad abundante. Coma cuanto quiera. Probablemente, usted salió de allí con los pantalones un poco más apretados que cuando entró.

Ahora imagínese eso disponible para usted a la mañana, a la tarde y a la noche. Y no en un restaurante o en la casa de un amigo, sino en un palacio, donde usted vive y donde están los mejores chefs del país a su disposición para prepararle lo que quiera, usando los mejores ingredientes del mundo.

Esta era la situación de Daniel y sus tres amigos, relatada en el capítulo uno del libro bíblico del mismo nombre. El rey había colocado a disposición de ellos la misma comida y vino que él comía y bebía. Pero ellos decidieron comer solo legumbres y tomar agua. Por alguna razón, percibieron que toda esa comida regada de vino no les haría bien a la salud.

No, no estoy defendiendo aquí una dieta vegetariana. El foco aquí es el dominio propio mostrado por Daniel y sus amigos. Ellos estaban bajo órdenes reales y bajo la tentación de sus ojos, narices, bocas y estómagos. Aun así, se abstuvieron de lo que creían que les iba a hacer mal.

El dominio propio es una habilidad cada vez más necesaria hoy. Con la abundancia y la facilidad de todo lo que despierta nuestros apetitos, desde sexo hasta shopping, entretenimiento, fast foods, redes sociales, internet, música, TV, etc. – lo difícil es decir “no”. Es prácticamente irresistible.

Daniel y sus amigos fueron más fuertes y saludables que los que comían la comida del rey.

Su fuerza y salud hoy, en todos los sentidos, también dependen de su dominio propio. Y su falla en practicarlo puede resultar en daños muchos mayores que simplemente el pantalón más apretado en la cintura.

Domínese.

Obispo Renato Cardoso

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *