La camarera solidaria

 

solidaria

Hacer el bien sin mirar a quien. Una frase oída y repetida por muchas personas. Pero, ¿todos la ponen en práctica?

Aprendemos que la vida siempre nos devuelve el bien que hacemos, que siempre cosecharemos el bien que plantamos, pero, ¿eso nos ha dado aún más motivación para que cultivemos buenas acciones? Para Liz, una camarera que trabaja en una cafetería en el estado de Nueva Jersey, en los Estados Unidos, sí.

Después de escuchar una conversación entre Tim Young y Paul Hullings, dos bomberos que fueron a la cafetería para desayunar, después de 12 horas seguidas de trabajo, ella decidió pagar la cuenta de los bomberos, y después envió una nota agradeciendo el trabajo que realizan en favor de la sociedad.

Vea lo que dice la nota: “El desayuno de hoy corre por mi cuenta. Gracias por todo lo que ustedes hacen; por servir a los demás y por ir corriendo hacia los lugares de los cuales todos corren hacia afuera. No importa la posición en la que estén-, ustedes son audaces, valientes y fuertes… ¡Gracias por ser tan osados y fantásticos todos los días! Alimentados por el fuego y guiados por el coraje. ¡Qué ejemplo son, que descansen! Liz”.

solidaria2Pero lo que Liz no sabía era cómo las cosas cambiarían después de este acto solidario. Luego de leer lo que estaba escrito, uno de los bomberos, Tim Young, decidió publicar en su página de Facebook la buena acción de la camarera. Él también se enteró de que Liz necesitaba donaciones para poder ayudar a su padre que quedó tetrapléjico. En pocos días la muchacha recibió mucho más de lo que esperaba para ayudar a su familia.

“Todo lo que hice fue pagarles el desayuno y no esperaba nada más que una sonrisa”, dice Liz. “Esto demuestra que las personas simplemente deben ser amables unas con las otras, porque incluso un pequeño gesto puede cambiar una vida.”

El pasaje bíblico escrito en el libro de Gálatas, capítulo 6, versículos 9 y 10 dice: No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos…

La semejanza del hombre con Dios está en poder amar a las personas y, cuando leemos este versículo bíblico, es posible entender mejor por qué muchas personas se mantienen demostrando amor al prójimo, independientemente de quien sea.

Y usted, ¿qué ha hecho por la persona a su lado? ¿La ama así como Dios ha demostrado Su Amor por usted? ¿O simplemente se ha cansado de hacer el bien?

Deténgase y reflexione sobre sus acciones, porque quien no se cansa de hacer el bien, recibirá la recompensa de Dios.

Haga el bien, comparta este artículo con sus amigos y familiares.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *