La diferencia de edad: ¿orientación o prejuicio?

diferenciaedad

“En mi Estado, el obispo que está a cargo es 7 años más chico que su esposa. En mi iglesia, muchos pastores que pasaron por allí están casados con mujeres muy bendecidas, nacidas de Dios, algunas con 7, otras con 10, 8 y 11 años de diferencia de sus maridos, pero que demuestran no tener problemas con respecto a eso. Algunas se casaron en la obra de Dios y es visible la compatibilidad espiritual que se ve en ellos, más allá de la unción del matrimonio súper bendecido que Dios nos muestra que ellos poseen.

Entonces me pregunto: ¿no es un poco exagerado ese concepto de que todos los hombres más chicos harán a las mujeres más viejas e infelices, de que el Espíritu Santo no quiere bendecir a esa pareja porque tienen diferencia de edad? Ni todos los casamientos permitidos son una bendición, ni todos los casamientos no permitidos no lo son. Dios habla en Su Palabra que Él no ve como ve el hombre. El hombre ve lo que está delante de sus ojos, pero Dios observa el corazón, a veces, y en la mayoría de ellas es engañoso, pero, ¿siempre él engañará si eso sucede?

¿No hay un comienzo de prejuicios y preconceptos en todo esto, de manera hasta radical de que nadie puede ser feliz así o que nadie puede construir una familia en ese sentido? ¿Por qué no? ¿Incluso Dios mostrando hasta en la iglesia que hay excepciones conocidas y respetables?

En el mundo nos encontramos con preconceptos de color y edad, con personas juzgándonos por esto o por lo otro y, sabe, a veces es tan malo ese tipo de cosas… Si colocamos los malos matrimonios en un lado de la balanza y los bendecidos del otro, realmente son la minoría los bendecidos, pero aunque sean la minoría Dios nos muestra que existen y que pueden funcionar aunque haya diferencia de edad en el mismo”- Amiga.

Respuesta:

Amiga, yo no veo eso como una regla de la iglesia, de mi padre, o mía, y sí, como una orientación. Esa orientación la damos debido a las experiencias que conocemos con cientos de parejas que aconsejamos hace muchos años. Es nuestra responsabilidad orientar a quienes aún no se casaron sobre ese riesgo, que, hoy en día, es uno de los más comunes. Si hay excepciones, creo que sí, pero, ¿cómo sabremos si no los conocemos personalmente y en los que conocemos, vemos problemas?

El mundo dice que la edad no importa. El mundo también dice que usted debe pasar el rato, estar de novia y dormir con la mayor cantidad de hombres posibles para después hacer su elección. Ahora, ¿cuando estamos en contra de ese tipo de comportamiento también estamos siendo prejuiciosos? La elección siempre fue y será suya.

Fuente: cristianecardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *