La fuerza de la evangelización

fuerza_evangelizacion

La Palabra de Dios es infalible, y conduce a todos los que creen a la vida eterna al lado del Padre. El Señor Jesús no solo quiere curar a los enfermos y expulsar todo el mal que existe en la vida de las personas, sino, especialmente, desea llevarlas a la Salvación.

Y el objetivo de la evangelización es justamente hacer que las personas que están lejos de este camino encuentren la Luz que las hará libres y las transformará en nuevas personas, como ocurrió con la coordinadora administrativa Vanessa Vieira Lino (foto abajo), de 31 años, que desde pequeña era llevada a centros espiritistas por la madre.

“Durante 25 años fui humillada, pues no obedecía a ese ritual. Nunca me entregué a ellos, no me gustaba, siempre respondía negativamente a sus solicitudes, en fin, era un verdadero infierno”, recuerda.

Vanessa_2Según Vanessa, a causa de su desobediencia, sus padres incluso se separaron. “La convivencia con mi madre era de las peores, nunca tuve su amor, a fin de cuentas, ella me golpeaba, profería malas palabras, me humillaba. Diversas veces oí que yo nunca debería haber nacido.”

Con todo eso, comenzó a salir a los bailes, pues era su refugio. “No tenía ningún vicio, pero salía todos los días, para olvidarme de todo lo que vivía. Nunca fui amada y respetada por ningún hombre, no tenía una relación seria, ya había incluso desistido de mi vida sentimental”, cuenta. Según relata Vanessa, se sentía vacía, sola, le tenía mucho miedo a todo y a todos, y no dormía por la noche, pues tenía pesadillas. Veía sombras, era una persona triste, pero todo cambió cuando conoció a Jesús.

Después de años de sufrimiento, la vida de Vanessa comenzó a transformarse. “Una obrera llamada Ivone comenzó a luchar por mí y por mi familia. Durante 7 años insistió en nuestra felicidad. Ella comenzó a evangelizar, pero yo no le prestaba atención, incluso porque la madre de ella también servía a los espíritus”, recuerda.

Una nueva historia

“Todo cambió el día que fuimos a la Universal. Nunca más salimos. Mi vida fue transformada, no fue fácil, pero, después de mucha lucha y perseverancia, soy feliz. Dios cambió mi historia, o mejor dicho, Él escribió una nueva. Hoy estoy completa, pues mi madre y yo vivimos bien; ella es mi compañera. Estoy comprometida, amo y soy amada. Sirvo a Dios con mucho placer, formo parte de Su Obra y Él me ha usado para salvar a otras personas también. Lo que Dios hizo, la vida que Él me dio, jamás lograría retribuírlselo”, finaliza Vanessa.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *