La guía del Espíritu Santo para saber qué decisiones tomar

La ansiedad, al igual que la depresión, es uno de los males de este siglo. A causa de la pandemia del coronavirus, los casos de ansiedad aumentaron considerablemente en todo el mundo. De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Bristol, en Inglaterra, durante las primeras etapas del aislamiento, el número de personas con ansiedad se elevó del 13 % al 24 %. Este porcentaje comprende a jóvenes de entre 27 y 29 años, una cifra mucho mayor que la de sus padres.

“Parece que se debe a la pandemia en sí y, potencialmente, a las consecuencias sociales y económicas causadas por las medidas de confinamiento utilizadas para controlar la propagación del virus”, aseguró el Dr. Alex Kwong, coinvestigador principal de la Universidad de Bristol.

De esta manera, muchas personas no supieron lidiar con los efectos de este inusual evento y comenzaron a tener incertidumbre, a dudar de las decisiones que debían tomar, a sentir miedo de fracasar, entre otras cosas. Lo cierto es que la pandemia potencializó los trastornos mentales en la población.

Sin embargo, pese a las circunstancias adversas que el mundo está enfrentando, el Espíritu Santo guía a los hijos de Dios para que puedan vencer todos los conflictos y conquistar todas las promesas Divinas a través de la fe.

La dirección de Dios

Tenemos como ejemplo a Abraham que, no solo manifestó su fe al obedecer al Altísimo ofreciendo a su hijo como sacrificio, sino que, más adelante, también dependió de Él al momento de elegir una esposa para Isaac.

El patriarca no quiso arriesgar el futuro de su descendencia. Por lo tanto, decidió confiar en Dios y envió a su siervo Eliezer a otro territorio para que, por medio de la fe, encontrara la mujer para su hijo. Fue así como el Espíritu Santo lo guió hacia la decisión correcta.

“He aquí yo estoy junto a la fuente de agua, y las hijas de los varones de esta ciudad salen por agua. Sea, pues, que la doncella a quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba, y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber a tus camellos; que sea esta la que Tú has destinado para Tu siervo Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con mi señor. Y aconteció que antes que él acabase de hablar, he aquí Rebeca…” Génesis 24:14-15.

La mejor elección

Muchos quieren solucionar sus problemas con su propia fuerza, pero no lo logran. No obstante, solo el que escucha la Voz de Dios y la obedece, es guiado por el Espíritu Santo para que pueda superar cualquier obstáculo y realizar los sueños que el Altísimo prometió en Su Palabra. Esta es, sin duda, la mejor y sabia elección.

Entradas relacionadas