La Infalibilidad del Templo

columnadetemplo

“Ahora pues, oh Dios mío, Te ruego estén abiertos Tus ojos, y atentos Tus oídos a la oración en este lugar.”

Encontramos en estos versículos una variedad de situaciones que un ser humano puede enfrentar, cuya solución es encontrada en las oraciones hechas en el Templo o con el cuerpo dirigido hacia el Templo, desde donde esté. La oración de Salomón fue el decreto de la infalibilidad del Templo.

Tenemos varios ejemplos de cosas extraordinarias que sucedieron, después de que las oraciones fueron hechas en el Templo o dirigidas hacia el Templo.

En el Templo: Y tomó Ezequías las cartas de mano de los embajadores (de Senaquerib), y las leyó; y subió a la Casa del SEÑOR (Templo), y las extendió delante del SEÑOR. Entonces Ezequías oró al SEÑOR… Isaías 37:14-15

Y salió el Ángel del SEÑOR y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos. Isaías 37:36

Fuera del Templo: Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba, y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes. Daniel 6:10

Y acercándose al foso llamó a voces a Daniel con voz triste, y le dijo: Daniel, siervo del Dios Viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones? Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para siempre.Mi Dios envió Su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante Él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo. Daniel 10.20-22

De hecho, cosas extraordinarias sucedieron y continuarán sucediendo con aquellos que oran en el Templo o dirigidos hacia él. La fama del Templo era y es que TODAS las oraciones hechas en él o con la vida dirigida hacia él ciertamente son atendidas por Dios. ¡No hay chances de que no lo sean!

Sin embargo, se sabe que las oraciones que no son acompañadas de FE, no son respondidas, ni en el Templo. La manifestación de la FE es la razón por la cual las oraciones son infalibles. Ciertamente, las oraciones hechas en el Templo piden por algo extraordinario. Si no es así, la persona puede orar en la sinagoga (iglesia). Por eso entendemos lo que sucedió ese día en el que el Señor Jesús «purificó el Templo».(Juan 2:14-16)

¿Cuál fue el motivo que Lo llevó a actuar de esa forma? Fue el celo por la «reputación» del Templo. Visto que el Templo siempre fue marcado por oraciones que fueron respondidas por Dios, el sacrificio, que es la mayor expresión de la fe, tenía que ser perfecto. Lo que airó al Señor Jesús fue encontrar a esos hombres vendiéndoles animales a los judíos que no temían a Dios, y en vez de traer los animales con ellos en el viaje, que muchas veces era largo (parte del sacrificio), estos venían y compraban los animales para que fueran sacrificados allí mismo en el patio del Templo. Muchos venían de otras naciones, con monedas extranjeras, y por eso la necesidad de los cambistas. Esa escena, AIRÓ al Señor Jesús, pues, con tales sacrificios, ¿cómo podría Dios responder a las oraciones hechas en el Templo? Este error fue la razón por la que Dios no podía actuar en el medio de Su pueblo, desde el tiempo del profeta Malaquías hasta Juan Bautista (aproximadamente 400 años).

Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle, si hacéis estas cosas? dice el SEÑOR de los Ejércitos.Malaquías 1:9

¡El Templo tiene que ser respetado, y el que en él entre para obtener lo extraordinario, por medio de la oración, debe presentar el sacrificio perfecto!

El propio Señor Jesús dice: Y entrando en el templo, comenzó a echar fuera a todos los que vendían y compraban en él, diciéndoles: Escrito está: Mi Casa es Casa de Oración (respondida). Lucas 19:45-46

¡El Templo es infalible, SI el sacrificio en él presentado no tiene «fallas»!

Fuente: bispomacedo.com.br

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *