La mujer de Dios comparte sabiduría

mujerdeDios

La belleza de compartir sabiduría está en lograr alcanzar y ayudar al mayor número de personas posible. Este es el objetivo del programa “Usted Mujer”, que lleva diariamente por la TV información y orientación espiritual a millares de espectadoras.

“Hoy vemos muchos programas de televisión dirigidos solamente a la belleza exterior. La idea de ‘Usted Mujer’ nació de la necesidad que existe de abordar la belleza interior y principalmente la Salvación de las personas. El objetivo es ayudar a la mujer a administrar los problemas dentro de su casa y por encima de todo encontrar la salida en Dios. De nuestra parte, es imposible conocer al Dios que nos ofrece sabiduría y quedarnos calladas”, cuenta la conductora Fatima Bassini.

Los temas correspondientes al universo femenino con la orientación de especialistas son extraídos de la rutina de la conductora y de sus compañeras de estudio.

“Cuando hablamos de la mujer, de la esposa, de la amiga y de la madre, estamos hablando de nuestro día a día también. Queremos mostrarles a las mujeres que el hoy de ellas puede no ser como siempre lo anhelaron, pero eso puede cambiar”, dice la invitada Ana Cláudia. “Buscamos ver la real necesidad de las personas sobre temas que recibimos por e-mail o que escuchamos en la iglesia y en los encuentros que organizamos”, agrega Fatima.

Los desafíos de la esposa en el hogar

Todos los días hay una orientación especial para la mujer que busca y tiene interés en saber más sobre cómo actuar delante de las dificultades y cualquier otra situación del día a día. Si hoy la mujer tiene que ser muy versátil para lidiar con tantos compromisos domésticos y profesionales, la importancia del debate sobre los desafíos de una esposa y su papel en el hogar viene ganando cada vez más espacio.

Para abordar el tema, el programa invitó a la escritora Ester Bezerra, quien habló sobre diversos aspectos como, por ejemplo, el poder de la sumisión, principalmente en nuestro tiempo, en donde las proyecciones a futuro de una mujer son diferentes de las de la antigüedad. Hoy, la esposa tiene muchas atribuciones y termina dejando algo de lado.

“Cuando mi primera hija, Cristiane, nació, mi tiempo y mi mirada eran todos hacia ella. Pensaba así: mi marido ya es un adulto, se las va a arreglar solo. Pero él sentía celos de esa situación”, advierte Ester. Y continúa: “Hoy, cuidar la casa es considerado ‘anticuado’. Pero el hombre se siente valorizado cuando es cuidado. En el matrimonio, un niño toma tiempo. Pero, la mujer tiene que darle prioridad a su esposo. Un día, los hijos se casarán y se irán de casa. Sin embargo, la pareja continua viviendo junta”, completa la escritora.

Carrera y familia

La organización y la planificación son importantes para saber conciliar carrera y familia. Pero lo que determina una relación duradera es el sacrificio y la renuncia por los cuales la mujer debe estar dispuesta a pasar. La Biblia dice que es el buen comportamiento de la mujer lo que edifica al marido. Entonces, es ella quien va a administrar el hogar. Y a partir del momento que ejercita eso, obtendrá retribución y reconocimiento de su familia.

“Mi marido [obispo Edir Macedo] siempre mencionó que las quejas cansan al hombre. Lo cansan porque no le gusta la mujer que habla mucho. Tiene que hablar en el momento correcto. No disputar con su marido las situaciones domésticas. Él y yo, por ejemplo, somos muy diferentes, pero estamos en comunión con Dios. Cuando usted está bien con Dios, sabe esperar, apaciguar cualquier situación, y la pareja se vuelve el Espíritu Santo habitando en ese hogar”, afirma Ester.

El lenguaje de la mujer

Los temas abordados en el programa son fundamentales para que la mujer, que está recibiendo información de calidad y apoyo espiritual, aprenda a valorizarse, crezca y mejore a cada día.

“Nosotras notamos que cuando una mujer habla tiene un valor mucho mayor que un hombre, principalmente cuando el tema es en relación a ella. En las reuniones que hemos hecho con las mujeres, los temas que nuestros maridos hablaban, cuando son dichos por nosotras, tienen otra recepción, ellas se identifican más. El motivo de este programa es justamente alcanzar, en el lenguaje de una mujer, los problemas que ella enfrenta diariamente. La experiencia de ver resultados en el cambio de una persona nos motiva aún más para continuar con el trabajo”, concluye Ester.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *