La peligrosa otitis

otitis291116

Se denomina otitis a la infección o inflamación de cualquier sección del oído, esta infección se caracteriza por hipoacusia debido a la presencia de líquido seroso y/o mucoso en la cavidad del oído medio. Existen dos tipos: la otitis media y la otitis externa.

• La otitis externa o de nadador es la inflamación del conducto del oído externo y del conducto auditivo externo. Se puede producir por la entrada de agua o por traumatismos.

• La otitis media involucra el oído medio, que está localizado detrás del tímpano. Es muy común en la primera infancia.

• La otitis media aguda es común en los bebés y en los niños, y aunque también pueden ocurrir en adultos.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma principal de la otitis externa es el dolor de oído, la sensación de oído tapado, picazón y a veces supuración del oído

La otitis media aguda, se presenta de forma repentina y los síntomas más frecuentes son:

• Dolor de oído

• Sensación de malestar general

• Picazón

• Fiebre

• Vómitos

• Secreción de líquido por el oído

• Los niños pequeños suelen rechazar el alimento, presentar irritabilidad frecuente y llanto inconsolable

La otitis externa suele tratarse con gotas para los oídos que contienen antibióticos y esteroides para reducir la hinchazón del canal auditivo, mientras que el tratamiento de la otitis media en general es a base de antibióticos y antiinflamatorios.

Otitis media crónica

Es una inflamación y/o infección persistente o recurrente del oído medio que se caracteriza por supuración del oído, hipoacusia de conducción y perforación timpánica.

Puede ser consecuencia de infecciones de nariz y garganta.

“Vivía enferma”

salud01955-618x412 Durante 22 años Susana Umpierrez tuvo otitis, esto le generaba mucho dolor, y se sumaba a los padecimientos propios de la gastritis y los quistes en los ovarios. Además, sufría con dolores de cabeza constantes, miedo, insomnio, y nerviosismo.

En esta situación ella concurría a los médicos, pero no le daban un diagnóstico preciso, estaba desolada. La familia padecía con todo esto, la veían enferma, nerviosa y angustiada. Sus enfermedades fueron llevándola a la depresión y llegó a intentar quitarse la vida tomando pastillas. Poco a poco la situación empeoraba, entonces decidió acercarse a la Universal.

Al participar de las reuniones se dio cuenta de que ella tenía una fe y que si la usaba en la Hoguera Santa podría cambiar su situación. “Fui libre de todas las enfermedades, Dios me sanó y me bendijo. Hoy puedo disfrutar esta nueva vida con un estado de salud óptimo”, afirma ella sonriendo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *