La primera impresión

¿Usted sabia que bastan algunos minutos a su lado y ya es posible hacer una lectura de los valores que existen adentro suyo? ¡Es verdad!

Esa es la tal “primera impresión que queda”.

No me refiero a ser delgada o gordita, bonita o fea, ¡no!

Me refiero a su esencia.

Y eso es evaluado a través de la manera con que usted habla, mira, viste, gesticula, y hasta como camina.

Y la pregunta es: ¿Qué imagen ha construido a su respecto?

Sepa que ella es fruto de sus elecciones.

En verdad, sus elecciones muestran sus intenciones y llegan hasta a revelar su real condición espiritual.

Y como dije, esa imagen depende de varios factores, pero voy empezar hablando sobre la manera de cómo algunas mujeres se arreglan.

Existen aquellas que les gustan estar bien vestidas; aquellas que les gustan tanto que llegan a ser esclavas (ese desequilibrio no es bueno), otras que no se importan mucho, y otras que parece que no hacen la mínima cuestión de hacer el mínimo por ellas.

Hoy, voy a enfocar en esa ultima mujer, que anda desarreglada, arrugada, desactualizada, sin al menos ponerse un labial, con semblante caído, y no se preocupa con lo que los demás piensan a su respecto.
Y no debe mismo, solo que realmente el problema no son los demás, el problema es lo que está adentro suyo.
Sepa que existe algo más por detrás de esa su forma de vestir.

Puede ser que usted diga que no necesita preocuparse con eso, y que lo más importante sea su vida con Dios.

¡Incontestable!
Pero, me gustaría que contestase a estas preguntas:

1-¿Usted es feliz?
2-¿Usted se ama?
3-¿Cree en usted misma?

Perdón, no quiero ofenderle, pero actuando de esa manera usted no muestra eso. Al contrario, la impresión que se tiene es de una mujer insegura, triste y llena de complejos.

Porque cuando se está bien con Dios, la persona pasa a estar bien consigo misma y consecuentemente se cuida, se valora ¡y se ama!
Y eso es visto en su exterior, a final la persona pasa a ser una representante de Dios en este mundo.

Si eso no tuviese ninguna importancia para Dios, Él no dejaría esa instrucción registrada en Su Palabra. Lea Éxodo 39.

Fatima Bassini

Related Posts

2 thoughts on “La primera impresión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *