La tecnología también es adictiva

tecnologia-adictiva

Xiao Yun resucitó. Por lo menos para sus padres. Ellos ya habían perdido las esperanzas de volver a ver a la joven  y la familia la consideraba muerta, hasta que recibieron una llamada de la policía china.

Contra todas las expectativas, el llamado telefónico informó que Xiao Yun estaba viva, tenía documentos falsos, y había pasado los últimos 10 años de vida “viviendo” en los cíber. Durante el tiempo que estuvo desaparecida, se alimentó y durmió en cafés y casas de internet, obtenía el dinero a través de limosnas y algunos trabajos como cajera de los propios cíber.

Xiao no se contactó con ningún conocido desde que salió de su casa, a los 14 años de edad, después de una pelea con la madre.

Después de descubrir quién era la muchacha, la policía la obligó a ponerse en contacto con los padres, que viajaron hasta la ciudad donde se encontraba la joven para buscarla. Xiao, hoy de 24 años de edad, fue multada por el uso de documentos falsos, según el diario South China Morning Post, y reanudará su vida que fue interrumpida por el vicio de los juegos.

La adicción está cerca de usted

Aunque el caso de la china parezca extremo, existen  actualmente millones de adictos no solo a los juegos electrónicos, sino también a la tecnología. ¿Cuántas veces miró su Facebook hoy? ¿Cuánto tiempo logra estar sin mirar su celular después de recibir una notificación sonora? ¿Usted interactúa más con sus amigos a través WhatsApp o personalmente?

El fácil acceso a los juegos y redes sociales lleva cada día a más personas a sustituir las relaciones personales por las virtuales. Al ser más práctico conversar con los amigos a través de los mensajes, por ejemplo, reunirse parece ser secundario. ¿Cuántas veces, dentro de la misma casa, los familiares se comunican de manera online?

El psicólogo y doctor en psiquiatría Cristiano Nabuco, del Instituto de Psiquiatría del Hospital de Clínicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Pablo (USP), declaró que las “tecnologías entraron en la vida de las personas por la puerta de atrás, de una manera recreativa.  Como resultado, la influencia negativa fue subestimada. Algunas personas no pueden salir de la casa sin celular”.

El joven Alan, integrante del grupo Fuerza Joven de Rusia, cuenta que la tecnología fue uno de los grandes problemas que enfrentó. Por dedicar mucho tiempo a los juegos electrónicos, dejaba a su familia en segundo lugar. “Yo era un adicto a los juegos”, cuenta. “Llegué a pasar noches jugando sin dormir y sin comer.”

Obviamente ese comportamiento perjudica psicológica y físicamente a la persona. Alan pudo recuperarse. Con la ayuda de la Fuerza Joven, aprendió a reflexionar sobre su comportamiento y a decir “no” a lo que lo perjudicaba.

“Hoy soy libre de todos los vicios y tengo objetivos en la vida”, cuenta el joven. “Tengo la visión de lo que quiero conquistar.”

El camino de la liberación

De acuerdo con Nabuco, las redes sociales y los juegos funcionan como una válvula de escape. Las personas que no se sienten plenamente satisfechas en la vida real tienen tendencia a interactuar más de manera online.

Ese comportamiento, sin embargo, no mejora la vida real. Al contrario, puede resultar en un vicio difícil de superar.

Si usted sufre con este vicio u otro, o tiene un familiar en esta situación, participe del Tratamiento para la cura de los vicios y libérese de ese peso, todos los domingos a las 3 pm en el Boulevard de Sabana Grande diagonal a la estación del metro Chacaíto.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *