la-transformacion

Un hombre recibió, cierta vez, la visita de algunos amigos, que al verlo viejo y sabio, le pidieron que les enseñase cuál era la manera de orar y qué debían perdirle a Dios.

Sonriente respondió:

– Al principio, yo tenía el fervor de la juventud, que cree en lo imposible. Entonces, me arrodillaba ante Dios y le pedía que me diera fortaleza para cambiar a la humanidad.

Al poco tiempo, vi que era una tarea que iba más allá de mis fuerzas. Entonces, comencé a pedirle a Dios que me ayudara a cambiar lo que estaba a mi alcance.

Pero sólo ahora, al final de mi vida, es que entendí el pedido que debía haber hecho desde el principio: que yo fuese capaz de cambiarme a mí mismo.

Fuente: http://www.totalpresenceespanol.org

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *