Las experiencias ayudan

galletasUn profesor todas las tardes al terminar sus clases explicaba siempre una parábola para sus alumnos, pero los alumnos no siempre entendían el sentido de la misma…

– Profesor, disculpe que lo interrumpa – lo encaró uno de ellos una tarde. Usted nos cuenta muchas parábolas pero nunca nos dice sus significados.

– Pido perdón por eso. – Se disculpó el profesor – Permíteme que en señal de reparación te lleve a tu casa en mi coche.

– Gracias profesor.- respondió, halagado, el alumno

– Me gustaría, para recompensar mi error, abrirte la puerta del coche y subirte al auto. ¿Me permites?

– Sí. Muchas gracias – dijo el alumno.

– ¿Te gustaría que, ya que estoy aquí cerca de ti colocarte el cinturón de seguridad para que te sea más cómodo?…

– Me encantaría… Pero no quisiera abusar de su hospitalidad…

– No es un abuso si yo me ofrecí a llevarte entonces quiero hacer con que te sientas bien…

Después de media hora el profesor dejó el alumno en la puerta de su casa y allí está la madre del chico esperándole.

La madre agradeció al profesor por haber llevado a su pequeño a casa y le invitó a que pasara a merendar con ellos. El profesor aceptó.

Cuando el alumno iba a empezar a comer sus galletas, el profesor le pregunta: – – – ¿Te gustaría que yo la comiera por ti y luego te diga a que saben?…

– NO, profe, quiero sentir yo mismo el sabor de ellas, respondió el alumno sorprendido y algo molesto.

El maestro hizo una pausa y dijo:

– Si yo les explicara el sentido de cada parábola sería como si yo comiera tus galletas y luego te dijera a que saben.

Cuando tú vives tus propias experiencias, es mucho mejor que cuando alguien te las cuenta, tus propias experiencias te ayudarán a capacitarte y a madurar cada vez más.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *