Libre del alcohol y los juegos de azar

Pedro-Azocar

“Gastaba todo el dinero que recibía de mi trabajo en el alcohol y los juegos de azar, sentía que debía vivir atado a eso y que no podía controlarme. Esto por supuesto, ocasionó fuertes problemas en mi matrimonio, ya que no aportaba lo que necesitaban en mi casa porque el dinero lo dejaba en la calle en vicios con mis amigos.

A raíz de esto me torné un hombre muy agresivo, no me importaba nada, llegaba arrepentirme de lunes a jueves, pero los fines de semana me transformaba en otra persona.

Mi esposa se iba y me dejaba solo, llegando incluso a amenazarme con terminar la relación si yo continuaba con ese estilo de vida. Un día ella recibió la invitación para asistir a la Universal y comenzó a participar, me hacía la invitación pero yo hacía caso omiso porque no me gustaba la Iglesia. Ella oraba por mí, hasta que un día decidí acompañarla. Al principio no fue fácil pero poco a poco comencé a colocar en práctica el tratamiento para la Cura de los Vicios.

El deseo que  me mantenía atado a los juegos desapareció poco a poco y comencé a ser un hombre más responsable, ya no necesitaba ingerir licor y permanecer en la calle para sentirme bien.

Hoy soy libre, con una familia bendecida en la presencia de Dios y lleno de paz y mucha tranquilidad, pues logré vencer los vicios, gracias a Dios.»

Pedro Azocar

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *