Los abrazos producen seguridad, confianza y sentido de protección

deja-abracen

Los hispanos somos conocidos porque no podemos hablar ni saludar sin tocar al otro. Si hay confianza, lo nuestro es abrazar y besar. Si no la hay, se nos zafa la palmadita, poner la mano en el hombro o dar el apretón de manos. A los hijos, sobrinos y nietos, desde bebés, los abrazamos y los apretamos. ¿Seremos expertos en repartir salud?

La terapista familiar Virginia Satir dice que necesitamos 4 abrazos diarios para sobrevivir, 8 para mantenimiento y 12 para crecer.

Los abrazos…

    • Producen seguridad, confianza, sentido de protección y comunicación honesta
    • Sanan los sentimientos de ira, soledad y aislamiento
    • Elevan los niveles de serotonina
    • Mejoran el humor y crean felicidad
    • Fortalecen el sistema inmunológico
    • Suben la autoestima
    • Relajan la tensión (reducen la secreción de las hormonas del estrés)
    • Nos hacen sentirnos comprendidos y queridos.

Sin embargo, los abrazos no son los únicos toques sanadores. El psicólogo Matthew Hertenstein, de DePauw University, dice que los humanos tenemos una habilidad innata de identificar las emociones solo tocando al otro. Otros estudios en España, el Reino Unido, Turquía y Pakistán ratifican que estamos naturalmente equipados para interpretar las emociones a través del toque.

Laura Guerrero, de Arizona State University, dice que el toque aumenta la velocidad de la comunicación porque es el medio más fácil de expresar una señal, y nos sentimos más conectados con una persona que nos toca.

El lenguaje de tocar se aprende desde antes de nacer por las vibraciones del latido del corazón materno y del fluido amniótico. Desde el nacimiento, el toque tiene un rol crítico en las relaciones con los padres y significa seguridad. El Touch Research Institute de la Universidad de Miami ha encontrado una estrecha relación entre el toque en forma de masaje y un sinnúmero de beneficios como dormir mejor, menos irritabilidad y más sociabilidad entre los infantes.

Estos son los beneficios sanadores de tocar y que te toquen:

    • Mejora las funciones cognitivas y el lenguaje
    • Reduce el estrés
    • Aumenta la resistencia a los conflictos y a las crisis
    • Aumenta en un 78% la comprensión entre ambas personas
    • Comunica las emociones con mayor precisión
    • Propicia interacciones más positivas
    • Da un sentido más profundo de conexión con otros
    • Mitiga el dolor, especialmente cuando el toque es de la madre hacia los hijos
    • Da sentido de protección
    • Suaviza, reconforta o estimula
    • Añade significado existencial
    • Reduce el miedo a la muerte
    • Sube la estima propia

En la relación matrimonial, el toque suele ser más intenso al principio del matrimonio y después se reduce considerablemente. Las parejas que están satisfechas el uno con el otro se tocan más, aunque el verdadero indicador de un lazo saludable es cuántas veces un cónyuge responde con un toque al toque de su pareja. En los matrimonios de muchos años, suele ser de 1 a 1. Siempre que uno toca, el otro responde tocando.

Los estudios alegan que vivimos en una sociedad donde la gente le tiene fobia a tocar y a que la toquen. Si eso no te aplica, busca y da hoy los 4 abrazos de sobrevivir, los 8 de mantenimiento y los 12 de crecimiento (si no físico, tal vez emocional o espiritual).

Fuente: http://voces.huffingtonpost.com/

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *