Los cinco consejos del libro de Proverbios para una vida feliz

El tema principal del libro de Proverbios es la sabiduría que se aplica en las experiencias cotidianas de la vida. Allí, Salomón, el autor principal, instruyó a sus hijos de una manera singular y práctica, dándoles un verdadero manual sobre cómo vivir bien. Sus consejos se extendieron a todos los hijos de Israel y hasta hoy nos bendicen.

“Los mensajes objetivos y expresivos del libro de Proverbios son herramientas importantes para el desarrollo completo del ser humano. Este libro es para todos los que desean adquirir sabiduría. Para obtener sus beneficios deben buscarla a través de una relación con el Altísimo y la práctica de Su Palabra”, comenta el obispo Edir Macedo en la Sagrada Biblia con anotaciones de Fe.

Observe los cinco consejos extraídos de este precioso libro y que, si los practica, lo guiarán a una vida feliz:

1-No use el corazón para decidir

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.” Proverbios 4:23

En las Escrituras, el corazón es descripto como la sede de las emociones, de los hábitos y de la voluntad humana. En él, está la fuente de los deseos más íntimos. Por eso, es importante guardarlo de lo que es contrario a las Enseñanzas de Dios y de las influencias del pecado. De lo contrario, él se volverá una trampa para el alma.

“Por ser engañador y desesperadamente perverso, induce a aquellos que lo siguen a cometer una innumerable cantidad de equivocaciones. Aquel que basa sus decisiones y actitudes en lo que siente, y no en lo que la Palabra orienta, ciertamente sufrirá”, orienta el obispo en la Biblia con sus anotaciones de fe.

2-Actúe con prudencia

“El simple todo lo cree; mas el avisado mira bien sus pasos.” Proverbios 14:15

El que es imprudente cree todo lo que ve o escucha, por eso, es fácilmente influenciado y llevado a sufrir daños. En cambio, el prudente, evalúa y considera las palabras, situaciones y sugerencias que recibe. Es cauteloso en cada paso que da. Además, cuando recibe consejos, analiza si realmente lo ayudarán y descarta los que no le suman en nada, incluso, en el mundo virtual.

3-Tenga autocontrol

“Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda.” Proverbios 25:28

La persona que no se domina está expuesta al sufrimiento, de la misma manera que una ciudad sin muros a los ataques de los enemigos, porque actúa por impulso. Sus acciones son tontas, no logra usar la inteligencia para sopesar y tomar las mejores decisiones. Los que no se dominan terminan entregándose a las pasiones. De esta manera, se vuelven continuamente prisioneros de los problemas.

4- Cuide sus palabras

“El que guarda su boca guarda su alma; mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.” Proverbios 13:3

El que no se preocupa con lo que dice o de qué manera lo dice arruinará su vida, porque su lengua desenfrenada, sus palabras descontroladas y sus temas fútiles lo llevarán a pecar.

Para mantener una buena relación con las personas y con Dios, es necesario valorar la buena comunicación y analizar el contenido de nuestras conversaciones.

5-Confíe en Dios

“Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas.” Proverbios 3:5-6

El entendimiento es la comprensión natural de los hechos de la vida. Nace con el ser humano para que él pueda tener la dirección en las cuestiones simples. A través de su razonamiento, el hombre se diferencia de los animales y toma sus decisiones.

Sin embargo, el entendimiento por sí solo es limitado, por eso, es una locura que una persona se apoye solo en él. El Eterno nos aconseja que confiemos únicamente en Él, que es ilimitado, perfecto y altamente confiable. “Aquel que realmente es sabio basa su vida en la confianza absoluta en Dios, y de esta manera no cuestiona Su voluntad y no se entristece con Sus respuestas”, explica el obispo Macedo.

Entradas relacionadas