Los espíritus engañadores

enganador

En los últimos tiempos, reposa sobre la Iglesia del Señor una verdadera nube de espíritus engañadores. La actuación de ellos se restringe exclusivamente junto a aquellos que son de Dios, como fue el caso de Satanás con Eva.

Él no pudo tocarla, porque ella era de Dios, pero pudo sugerirle el engaño. Y lo mismo sucede hoy con el pueblo de Dios. Él no puede ser tocado por el diablo, pero esto no significa que él no pueda sugerirle ideas o doctrinas falsas, a través de espíritus engañadores.

Y cuando la falsa semilla encuentra abrigo en un corazón, aun que este sea sincero, ella produce el engaño y el desviarse de la presencia de Dios. A partir de entonces, los espíritus inmundos pasan a operar en la vida de aquél supuesto cristiano.

Es exactamente esto lo que ha sucedido con los que se han dejado llevar por la doctrina de caer al piso. Ellos caen porque están lejos de la presencia de Dios, pues los que viven en la luz, estos permanecen de pie.

Los espíritus del engaño, precursores del anticristo, han llevado a las personas sinceras una apariencia de amor, de pureza y de santidad, exactamente igual a la manera que estos espíritus han actuado en determinadas ramificaciones del ocultismo.

Sin embargo, aquellos que han sido impelidos a la caridad, en obediencia a estos espíritus, tienen como resultado en sus vidas la concentración de sufrimiento y de dolor. El que quiera certificarse de esto, es solo examinar la vida de aquellos que se involucran con estas practicas. El apóstol Pablo, dirigido por el Espíritu Santo, alerta: Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.” 1 Timoteo 4.1

Recordémonos, también, que el anticristo gobernará por una semana de años, es decir, por siete años. En los primeros tres años y medio él se presentará como el precursor de la paz.

En su discurso manso y suave, junto a su gran inteligencia y capacidad, hablando  en nombre de la paz, hará la humanidad creer que él es el propio “Príncipe de la Paz”.

Con su gran inteligencia y su capacidad fuera de lo normal, él propondrá soluciones para los mayores problemas sociales del mundo. Y, obviamente, los demonios causadores de las mayores convulsiones sociales estarán retirándose, para que una falsa paz venga a establecerse entre los pueblos.

Esto lo promoverá, naturalmente, a un liderazgo mundial. Inclusive el pueblo de Israel exultará, pensando que él es su Mesías tan esperado, pues con su ayuda, Israel reedificará el Templo y los judíos regresarán a la practica de los sacrificios animales.

Y entonces, él sellará alianza con muchas naciones poderosas por siete años. Es justamente esto que el profeta Daniel nos revela cuando dice: Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.” Daniel 9.27

Sabemos que el anticristo no puede revelarse en el mundo antes que se aparte del mundo lo que lo detiene, como dice el Espíritu Santo a través de Pablo:

“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.” 2 Tesalonicenses 2.3-7

¿Qué ha impedido el anticristo de manifestarse en el mundo? El Espíritu Santo, que habita en los verdaderos miembros del cuerpo del Señor Jesucristo, es decir, en Su Iglesia.

Mientras Él esté guiando la Iglesia de Su Hijo, el anticristo no puede manifestarse. El Espíritu Santo solo Se apartará de este mundo cuando la Iglesia sea arrebatada.

**Fragmento del libro “Estudio del Apocalipsis” del obispo Edir Macedo

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *