ojoslindo

Una señora miraba a las esposas de los pastores de una iglesia, estaban todas sentadas juntas, y comentó: “Pero que cosa, piensan que son mejores que las otras personas, ¡no se mezclan!”

El mismo día, otra señora viendo la misma escena comentó: “¡Vean eso que lindo! Todas las esposas sentadas juntas, ¡a eso le llamo unión!”

En otra ocasión, la esposa del pastor estaba bien arregladita y una señora comentó con otra que estaba a su lado: “Ve eso, siempre arregladita, quiere sobresalir…”

Una joven miró a la misma esposa y dijo: “¡Quiero ser como ella! Mujer de Dios, linda por dentro y por fuera.”

Un día, cambiaron los pastores de aquella iglesia y la nueva esposa llegó a la reunión, pero ella no había tenido tiempo de ir a la casa para arreglarse. La misma señora mira a la nueva esposa y comenta con la amiga: “Pero vea que cosa más fea, que falta de consideración, ni se arregló para venir a la iglesia. ¡Avergüenza a Dios y al marido!”

Una joven la mira y piensa: “Ella parece cansada, que Dios le de fuerzas.”

¿Sabe cuál es la moraleja de la historia?

“Si sus ojos fueran buenos, todo su cuerpo será luminoso.”

“Los labios hablan de lo que está lleno el corazón.”

“Dime con quién tu andas y te diré quién eres.”

“Ojos malos, labios amargos. Ojos buenos, labios dulces.”

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *