Luchar hasta la última gota de sangre

gotadesangre

En la vida tenemos básicamente dos elecciones cuando se trata de desafíos, adversidades, malas noticias o tragedias: desistir o luchar con todo lo que tenemos para superarlo.

No hay duda sobre qué elección es la más fácil a corto plazo. Desistir trae un alivio inmediato, el fin de la presión, la llegada de un descanso. Pero todo eso a largo plazo se transforma en amargura, sentimiento de fracaso, y descreimiento en sí mismo.

Luchar hasta la última gota de sangre es doloroso a corto plazo. El mayor enemigo no es ni siquiera el problema, sino esa voz que no quiere callarse en su mente: “Desiste, ya no hay una solución, no vale la pena”. La buena noticia es que a largo plazo ese dolor se transforma en satisfacción y la voz pasa a ser: “Venciste. Puedes aún más.”

Usted no elige el problema, pero luchar o desistir es exclusivamente su decisión.

Fuente: renatocardoso.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *