Manteniendo fresco el aroma de nuestro hogar

living-room

El ambiente creado por el diseño y la decoración de nuestro hogar hace que sea una clara parte de nosotros y que nos sintamos cómodos estando en él. A pesar de esto, en ocasiones la apreciación y el disfrute de ese estilo que nos rodea se ve mermado por la aparición de malos olores que no combinan justamente con el diseño agradable de nuestras casas.

A todos nos ocurre que cuando una casa se ve bien y además huele bien realmente nos impacta positivamente y nos da placer estar en ella. ¿Qué factores ayudan a mantener el olor fresco y eliminar el mal olor de nuestros hogares?

Lo principal a la hora de mantener fresco el aroma de nuestra casa es el determinar los posibles responsables del mal olor: Existen diferentes fuentes que pueden generar olores del hogar:

  • Muebles o cortinas antiguas
  • Mascotas
  • Restos de alimentos
  • Mala circulación de aire
  • Humo
  • Acabados viejos
  • Alfombras húmedas o antiguas

De este modo dependiendo del olor podremos determinar de dónde viene. Cuando hemos vivido en el hogar con estos olores por un largo tiempo, puede llegar a ocurrir que no los percibamos, por ello será bueno pedir a un amigo o vecino que nos advierta de posibles malos olores.

Una vez que encontramos la fuente de los problemas, debemos seguir las siguientes instrucciones dependiendo del tipo de olor.

  • Humedad: El olor a humedad es por lo general causado por el envejecimiento de determinados materiales u objetos de de la casa. Por este motivo para eliminarlo es bueno considerar el repintar paredes, sustituir alfombras o pisos o incluso reparar aquellos muebles que puedan estar causando el olor. El barniz es una buena solución para dichos muebles aunque es importante señalar que el olor a humedad es uno de los más difíciles de eliminar debido a que el paso del tiempo puede generar que el olor sea embebido por el hogar a nivel general.

    Lo mejor en estos casos es acudir a profesionales que sepan del tema y que puedan erradicar este tipo de problemas de raíz ya que el olor suele ser una de las consecuencias de problemas más grandes.

  • Mascotas: Los olores producidos por las mascotas pueden no ser ocasionados por ellas específicamente sino por las manchas que a su paso dejan en alfombras y en el mobiliario. En el caso de que el mal olor provenga directamente del animal estamos ante una situación más sencilla de revertir ya que con un simple baño todo volverá a la normalidad. Si éste no es el caso, lo mejor sería conseguir un vaporizador para alfombras que permita que hagamos una limpieza regular y que elimine a fondo los olores producidos por nuestra mascota y de este modo el ambiente sea fresco.
  • El cocinar diario: El cocinar alimentos de forma regular es algo inevitable y deseable pero no  por ello dejar de ser un atentado constante al aroma fresco de nuestro hogar. Si bien no tenemos porque cambiar nuestro hábitos en cuanto a el cocinar en casa, es bueno incorporar a la rutina de limpiar y airear al terminar de cocinar para evitar el problema del olor.

    Por otra parte tener una campana extractora que elimine los olores del aire es otra buena opción si está dentro de nuestras posibilidades. El vaciar la basura constantemente y considerar el doble embolsado también es una buena idea. Existen por otra parte neutralizadores para cocina que pueden conseguirse en determinadas tiendas y que permiten eliminar los olores mientras se crean. Finalmente un truco que también resulta interesante es el tener limones frescos en una cesta de modo que sirvan de decoración y además aporten su aroma fresco.

  • La mala circulación de aire y el humo: Estas dos causas del mal olor pueden ser abordadas mediante la apertura de ventanas que permitan el pasaje del aire fresco por toda la casa. Asimismo en cuanto al humo, una campana de ventilación lo eliminará si su origen es la cocción de algún alimento y si proviene de los cigarrillos es una buen hábito a incorporar el no fumar dentro de la casa, no solo por el olor del hogar sino por la salud de nuestra familia.  expulsar realmente el olor a humo en su casa. El humo que se impregna a los acabados de las paredes puede permanecer por ello debemos tener mucha precaución con este tipo de olor.

Una vez que hayamos resuelto el problema es bueno incorporar los hábitos señalados para que los olores no vuelvan a aparecer. Es importante que toda la familia esté advertida y en campaña para mantener el aroma del hogar fresco ya que es una tarea que se hace en conjunto y requiere de la ayuda y el aporte de todos desde su lugar. Cuando nuestro hogar deje de oler mal podremos colocar jarrones con flores que den su aroma a nuestra casa o incluso incorporar aromatizadores, que hoy día están muy de moda, y que constituyen una buena solución para dar frescura al hogar.

Fuente: hogartotal.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *