Matrimonio a la moda antigua en Israel – Parte 2

santa-cena

El Cáliz

Si el padre de la joven concordaba con el precio de la novia, el muchacho llenaba un cáliz con vino y le daba a la joven. Si ella bebía el vino, era una señal de que había aceptado la propuesta. A partir de entonces, el muchacho y la joven estaban comprometidos. El noviazgo era un compromiso de cuño legal, como un matrimonio. La única diferencia era que el matrimonio aún no había sido consumado. Un compromiso duraba cerca de 1 a 2 años. Durante ese tiempo, la novia y el novio se preparaban para el matrimonio y no se veían.

A ejemplo de eso, tenemos el clásico compromiso de María y José. Cuando supo del embarazo de María, José quedó asustado y quería dejarla secretamente, teniendo en vista que no la había tocado.

JESÚS Y EL CÁLIZ

Así como el novio le daba un cáliz de vino a la novia para que ella lo bebiera, y así sellara el contrato de matrimonio, Jesús también les sirvió vino a Sus discípulos. Sus palabras describieron la importancia del cáliz en la representación del precio de la novia en el contrato de matrimonio:

Y tomando el cáliz, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de él todos. Porque esto es Mi sangre del Nuevo Pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel Día en que lo beba de nuevo con vosotros en el Reino de Mi Padre. Mateo 26:27-29.

Los discípulos tomaron del cáliz, aceptando, así, el contrato.

Obispo Macedo

**Matrimonio a la moda antigua en Israel – Parte 1

Related Posts

2 thoughts on “Matrimonio a la moda antigua en Israel – Parte 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *