«Mi familia estaba en un círculo de odio»

23-23

Las peleas frecuentes en mi casa me hacían tener un profundo rencor en contra de mi familia, sumado a esto, siempre sentía la presencia de alguien que me estaba persiguiendo, a pesar de estar sola, siempre sentía miedo.

No lograba conciliar el sueño y cuando lo conseguía me atormentaban las pesadillas. A medida que fue pasando el tiempo la relación con mis padres fue empeorando, pues, era muy rebelde con ellos.

Llena de amargura peleaba siempre con mis hermanas; viendo a mi familia de esta manera, me sentía muy deprimida, a pesar de fingir lo contrario. Mi vista comenzó a disminuir cada vez más, ya que, no leía ni de lejos ni de cerca, desesperada y percibiendo toda nuestra situación, mi madre decidió llevarme a centros espiritistas lo cual nos trajo aún más problemas, pues, todo empeoró.

Desilusionada intenté quitarme la vida, pues, sentía que a nadie le importaba, fue en ese entonces que recibí la invitación para participar los viernes y domingos.

Hoy en día mi vida está totalmente restaurada, el deseo de muerte desapareció junto con toda la amargura que sentía. Mi madre y yo fuimos sanadas y libres de los males, disfruto de lo mejor de esta vida junto a mi familia. Gracias a Dios somos felices.

Yorlis D´Lima

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *