Mi hijo está consumiendo drogas ¿qué hago?

hijo-drogas

“Él siempre fue un niño difícil, rebelde, pero nunca imaginé que mi hijo, hoy con 16 años de edad, en el comienzo de su adolescencia, pudiera llegar al punto de consumir drogas. Cuando me enteré, mi mundo se vino abajo. Poco antes de que me separara de su padre, ya había notado actitudes raras. Cuando el padre se fue de casa, él me contó que estaba consumiendo marihuana y otras sustancias. He intentado entender su situación, no es nada fácil, he enfrentado un desafío diario, pero sé que venceremos”, relata la madre del adolescente Rafael (*) – nombre cambiado a pedido de la entrevistada, que también prefiere no identificarse.

De hecho, las drogas han sido un gran problema entre la juventud. Para que tenga una idea, un informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA), difundido a finales de abril de este año, señaló que el consumo de marihuana, por ejemplo, en los jóvenes entre 13 y 17 años, se ha incrementado en todo el continente americano, lo que es extremadamente preocupante.

Pero, ¿cómo actuar por ejemplo en el caso de la madre de Rafael que se enteró que su hijo estaba consumiendo drogas?¿Peleando, gritando, haciendo un escándalo, prohibiéndole salir, desesperándose? No.

De acuerdo con el escritor y conferencista Renato Cardoso en un video publicado en su blog personal, Renato orienta a los padres a que cambien la forma en cómo están enfrentando el problema, ya que de esta manera, encontrarán un medio eficaz de solucionarlo.

“Todo puede cambiar a través de una perspectiva diferente, es decir, depende como usted mira la situación. Quizás está mirando solo desde un ángulo, ¿ya le ha pasado de haber estado caminando por una calle muy transitada y haber visto a una persona desde atrás y la misma se parecía a alguien que conocía, pero, en ese momento, usted se acercó con prisa, miró su rostro y se dio cuenta que no era la persona quien pensaba que era? De la misma manera también sucede con nuestros problemas familiares y personales, a veces estamos viendo solo desde un ángulo”, explicó.

Punto de vista

La verdad es que, muchas veces miramos a nuestros hijos desde nuestro punto de vista, es decir, a través de la lente de nuestra adolescencia, dijo Renato.

“Desde ‘su’ punto de vista, su hijo es problemático, sinvergüenza, displicente, y no tiene más paciencia para lidiar con él, sin embargo, ese es ‘su’ punto de vista, pero si cambia ese ángulo y lo mira de una manera diferente, descubrirá cosas que nunca se hubiese imaginado que a su hijo le pudieran estar pasando.”

Por eso, no tenga miedo de abrirse con él sobre los problemas que le afligen, mírelo de una forma diferente, trate de entender su lado y concientícelo de las consecuencias que la droga trae. Cambié la perspectiva y el problema tendrá otra proporción.

Usted que tiene su hijo en las drogas participe los domingos a las 3 pm del Tratamiento para la Cura de los Vicios, tanto padres como hijos abren sus mentes para ver al problema desde un nuevo ángulo, y también adquieren nuevas ideas y estrategias para solucionarlo. La reunión se realiza en la Unversal ubicada en el Boulevard de Sabana Grande diagonal a la estación del metro Chacaíto.

Si este artículo le ha ayudado de alguna manera, compártalo con sus amigos y familiares.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *