Mochilas escolares: ¿cuánto es el peso máximo que debe llevar el niño?

mochilas-escolares

Uno de cada tres niños lleva en la mochila escolar el triple del peso recomendado y esto acaba traduciéndose en problemas de espalda antes de los 15 años.

Desde Eroski Consumer se explican los riesgos de que los pequeños carguen con carteras muy pesadas, qué relación debe haber entre el peso de la mochila y el del menor que la lleva, distintas recomendaciones de los especialistas y opiniones sobre qué conviene más: si mochilas o carritos con ruedas.

«El uso inadecuado de las mochilas puede dañar los músculos y las articulaciones y producir dolor de cuello, espalda y hombros», informa la Asociación Española de Pediatría. Por su parte, el estudio Carritos o mochilas en la edad escolar, publicado en la revista especializada Fisioterapia, apunta que un niño de entre ocho y diez años que cargue todos los días una mochila de entre tres y seis kilos podría sufrir varios problemas, como una modificación de las líneas fisiológicas de la columna vertebral, contracturas y sobrecargas musculares y trastornos músculo-esqueléticos.

Nunca sobrepasar el 15% del peso del niño

Una de las cuestiones más importantes es el peso de la cartera. Según la Asociación de Pediatría, la carga no debería superar el 15% del peso del menor. Es decir, un niño que pese 30 kilos nunca debería llevar una mochila que rebasara los 4,5 kilos.

A menudo estas proporciones no se respetan, por lo que esta es una de las principales causas de la aparición de dolor de espalda y lesiones en los colegiales. En este sentido, los expertos sugieren transportar solo lo que ha de usarse ese día y no llevar cosas de más. Además, hay que tener en cuenta otras recomendaciones:

  • Otros hábitos saludables consisten en llevar siempre la mochila colgada de ambos hombros, y no solo de uno, y que los tirantes tengan la longitud idónea para el tamaño del cuerpo del pequeño. Por eso, se recomiendan también las mochilas tirantes cuya extensión sea regulable.
  • Otros consejos relacionados con la confección de la cartera son que los tirantes sean bastante anchos y que tanto ellos como el dorsal (la parte que se apoya directamente en la espalda del niño) estén acolchados.
  • Además, si la mochila cuenta con una cinta ajustable a la altura de la cintura, a modo de cinturón, «se debe hacer corresponder con la parte superior de la pelvis, de manera que esté en contacto con todo el contorno de la cintura», destaca un documento de la Sociedad Madrileña de Enfermería Familiar y Comunitaria.
  • Estos especialistas también apuntan otros datos vinculados con el tamaño de las carteras. La altura y el ancho de la mochila nunca deben sobrepasar la altura del menor ni el ancho de su cintura, respectivamente. Aconsejan, también, usar mochilas con «diferentes compartimentos que permitan repartir y equilibrar la carga». Además, se debe organizar el contenido para que las cosas más pesadas queden en la parte inferior.
  • También conviene que los niños tengan una musculatura adecuada. Para ello, es conveniente realizar ejercicio físico y evitar estar sentado mucho tiempo delante de las pantallas.


¿Mochilas o carritos con ruedas? Depende

Más allá de los consejos para que utilizar las carteras no sea perjudicial para los pequeños, también es posible recurrir a alternativas, como las mochilas o carritos con ruedas. Sin embargo, en el estudio Carritos o mochilas en la edad escolar, la mitad de los traumatólogos consultados se mostró a favor de uno de los sistemas y la otra mitad prefirió el otro.

Los profesionales que creen que es mejor la cartera lo justifican al explicar que el carrito requiere un esfuerzo asimétrico de la columna y su transporte implica adquirir posturas forzadas de hombro y raquis. Como consecuencia, el uso del carrito podría ocasionar problemas como tendinitis, sobrecarga articular y artrosis de las articulaciones.

En sus conclusiones, el trabajo plantea que «no queda claro cuál es la modalidad de transporte más conveniente», pero señala que «la mayoría de traumatólogos coinciden en que cuando el peso no es muy elevado, lo mejor es utilizar una mochila colocada sobre los dos hombros». Cuando la carga es excesiva, por su parte, recomiendan el uso del carrito, aunque sea arrastrado, a pesar de que para un correcto transporte es aconsejable empujarlo.

Fuente: www.20minutos.es

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *