Mutilación genital femenina: una tradición que recorre el mundo

mutilacion

La foto al lado fue tomada en 1987 y, a pesar de no ser reciente, aun es el retrato del dolor de más de 3 millones de niñas y mujeres en todo el mundo que son sometidas al procedimiento de mutilación genital femenina cada año, de acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). La tradición milenaria consiste en cortar partes del clítoris y de los pequeños y grandes labios de la vagina. El objetivo principal es hacer a la mujer «más pura» después del acto, privándola del derecho al placer sexual.

El ritual se centra en 29 países entre el continente africano y el Medio Oriente y es visto como una garantía de honra y obediencia al marido. La mayoría de los hombres en estos lugares sólo se casan con mujeres que conservan la tradición.

En la mayoría de los lugares, la cirugía se realiza sin anestesia y el corte se hace con navajas, tijeras, pedazos de vidrio o láminas de afeitar, sin ninguna higiene. Además de ser llevada a cabo por una persona común, por lo general una partera tradicional de la aldea, sin formación médica.

La circuncisión es por lo general en niñas a partir de los 5 a los 15 años de edad. Pero hay casos de mujeres adultas y casadas que también son sujetas al ritual, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Marcas

Las secuelas dejadas por la cirugía persisten de por vida. Después de la operación, la piel de la vagina es cosida, dejando sólo un pequeño orificio para que las niñas puedan orinar y menstruar. Las niñas son «cosidas» hasta el matrimonio. Pero tendrán relaciones sexuales dolorosas.

También existe la creencia de que las mujeres necesitan haber pasado por la mutilación para tener bebes, pero para algunas, la cirugía puede causar infertilidad y grandes complicaciones en el parto, además de provocar graves hemorragias e infecciones.

Mutilación por el mundo

De acuerdo con Unicef, entre los países del noreste africano, Somalia tiene los números de casos más chocantes: 98% de las mujeres entre 15 e 49 años de edad han tenido vagina mutilada. Guinea-Bissau tiene el segundo mayor dado, 96%. Djibouti y Egipto tienen, respectivamente, 93% y 91% la población femenina operada. En Eritrea y en Malí, el número llega a 89%. En Sierra Leona y Sudán, en África Oriental, la prevalencia es del 88%.

Aproximadamente 130 millones de niñas y mujeres han pasado por el procedimiento. Si la tradición continúa, otras 30 millones pueden ser mutiladas en los próximos 10 años.

La voz de la religión

De acuerdo con el periódico Egyptian Streets, sólo el 30% de las mujeres egipcias casadas creen que la práctica debería ser prohibida, más de la mitad está a favor del procedimiento por razones religiosas. En Egipto, la mayoría de las mujeres son sometidas a la mutilación entre las edades de 9 y 12 años, con apenas 31% de las operaciones realizadas por médicos, según Adel Adawy, ministro de Salud del país.

Se cree que el procedimiento surgió incluso en la época de los faraones y a lo largo del tiempo se a extendido a varios países, hasta ser practicado por extremistas religiosos.

Todavía hay muchas contradicciones si la práctica es tolerada por el Islam o no. Algunos la condenan, otros la defienden como el “triunfo de la mujer”. ¿Pero será que algo que trae más marcas negativas que positivas debe ser preservada en nombre de la tradición y la religión?

 

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *