nido-vacio

Ciclos, etapas de transición. Cualquiera que sea el nombre con el que lo identifique mejor, la vida estará constantemente moviéndola de lugar – aunque el espacio que usted ocupe siga siendo el mismo.

Me explico: Usted puede incluso seguir haciendo las mismas cosas, tener una vida de rutina, aún así, esto no va a evitar que los cambios sucedan. Aunque no sea algo visible, o que usted pueda tocar, controlar, acabará influenciando para que todo lo demás cambie de trayectoria. Si eso será para beneficio o perjuicio, la decisión siempre será suya.

Nos preparamos siempre para recibir, pero nunca para perder. Los padres, por ejemplo, procuran preparar todo lo mejor para el cuarto del nuevo bebé, pero nunca piensan en preparar el cuarto para que el hijo salga de casa. Muchos cuartos de hijos solteros permanecen intocables, como si fuera un pequeño museo.

Querer mantener el control, tener bajo vigilancia y siempre cerca a las personas que usted ama, es parte de nuestra naturaleza. Y cuando se trata de hijos, es preciso tener la conciencia de que un día el nido se quedará vacío pero no destruido.

Lo que usted representa, y el lugar que ocupa en la vida de los demás siempre será resultado de aquello que usted invierte, de lo cuánto usted da de sí misma. ¿Y si usted no recibe a cambio lo mismo ? Eso no es algo que usted pueda medir o controlar – pero existe una Ley irrevocable que le beneficia en este sentido.

Cristiane Cardoso

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *