No sufra más la envidia

envidia

Combatir la envidia no es una tarea fácil. Muchos, por no contar con la protección adecuada han fracasado en el intento. El rey David fue víctima de la envidia, al punto de preguntar: “¿Hasta cuándo maquinaréis contra un hombre, tratando todos vosotros de aplastarle como pared desplomada y como cerca derribada? Solamente consultan para arrojarle de su grandeza. Aman la mentira; con su boca bendicen, pero maldicen en su corazón.”, (Salmos 62:3-4). Él sabía que buscaban destruirlo a él y a todo su reino, pero para mantenerse de pie ante las amenazas, eligió buscar la ayuda del Todopoderoso y así libró un combate espiritual contra la envidia, venciendo y siendo inmune a los ataques de aquellos que tenían ese sentimiento maligno y destructor.

En el Progreso Económico estaremos una vez más librando una batalla espiritual para que usted sea libre de la envidia. Si usted percibe que su vida económica ha sufrido las consecuencias de la envidia de los demás, acérquese a participar este lunes a las especialmente a las 7 pm en el Boulevard de Sabana Grande diagonal a la estación del metro Chacaíto.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *