Nombre de Dios – Parte II

nombre-dios2El Nombre de Dios siempre fue y aún es una incógnita para muchos. Aún los más fieles y fervorosos héroes de la fe del pasado no tuvieron acceso a Él. Invocaban a Dios como Su Señor, Señor Dios, Eterno, Dios Justo, Altísimo, Creador, etc. Pero, Su Eterno y Poderoso Nombre nunca fue revelado hasta la venida de Jesús. Y el primer mortal en conocerlo no fue ningún ilustre personaje de la sociedad, sino un simple hombre del pueblo, descendiente de Abraham.

Tal revelación se dio así:

… Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:18-21)

El Nombre de Dios no puede ser considerado como el nombre de un ser humano, a la vista que Él significa algo infinito, en términos de poder y autoridad, mucho más allá de la imaginación humana.

A pesar del Nombre Jesús haberse convertido en algo tan común, incluso hasta entre los propios cristianos, eso no invalida de forma alguna Su inmutable poder sobre todos los males que han alcanzado a la humanidad. De ahí el porque, dirigido por el Espíritu Santo, el apóstol Pablo enseña:

… Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra… (Filipenses 2:9-11)

Por supuesto que sólo participan de los beneficios de la autoridad y poder del Nombre de Jesús los que han creído.

Obispo Edir Macedo

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *