Nutre tu mente con frutos secos

nutre-mente

A los frutos secos se recomienda incorporarlos a la dieta alimenticia de cualquier persona que realiza esfuerzos intelectuales o físicos que requieren un alto rendimiento y una actividad intensa, pero, ¿cuáles son las principales propiedades de los frutos secos?

La mitad de su contenido son grasas saludables, es decir, insaturadas (mono y poliinsaturadas), ácidos grasos oleicos y linoléicos, así como ácidos grasos omega 3, que ayudan a reducir el nivel de colesterol malo y a incrementar el colesterol bueno.

También te puede interesar: 10 ingredientes de la dieta mediterránea

Las grasas que contienen los frutos secos intervienen en el control de los niveles de triglicéridos y colesterol del organismo, por lo que los convierte en alimentos cardio-protectores, es decir, se estima que el consumo regular de un puñado de éstos reduce el riesgo cardiovascular.

¡Llénate de antioxidantes!

Por otro lado, este tipo de alimentos contienen antioxidantes como las vitaminas E y C, que son imprescindibles para combatir la acción de los radicales libres, sustancias responsables de algunas enfermedades degenerativas y del envejecimiento.

La presencia de estas sustancias que combaten la acción de los radicales libres, confiere a los frutos secos un efecto cardiosaludable adicional debido a la capacidad de los tocoferoles de proteger a las lipoproteínas de baja densidad (LDL) frente a la acción de los radicales libres.

Además, por su contenido en vitaminas del grupo B, están indicadas para aliviar la fatiga, el estrés o el síndrome premenstrual.

Las avellanas y las nueces son los frutos secos que muestran un mayor contenido en ácido fólico, seguidos de los piñones, los pistachos y almendras..

Los frutos secos son alimentos tradicionales de la dieta mediterránea caracterizados por un elevado contenido energético, aporte de fibra, bajo contenido de grasa saturada, así como una buena cantidad de grasa insaturada, fundamentalmente poliinsaturada en nueces y piñones; monoinsaturada en almendras, avellanas y pistachos.

Los frutos secos son también fuente de proteína vegetal, antioxidantes, vitaminas y numerosas sustancias bioactivas como los flavonoides. Además, su contenido mineral es superior al de otros alimentos ya que aportan al organismo magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro y oligoelementos, como el zinc y el selenio. Y tú, ¿cuántas veces a la semana las consumes?

Fuente: http://www.salud180.com

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *