Obedecer sin cuestionar a Dios

obedecer030717

Quien cree hace y quien no cree no hace nada. Observemos lo que dice la Palabra de Dios en Jueces capitulo 6:

“Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos del Señor; y el Señor los entregó en mano de Madián por siete años. Y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en los montes, y cavernas, y lugares fortificados.

Pues sucedía que cuando Israel había sembrado, subían los madianitas y amalecitas y los hijos del oriente contra ellos; subían y los atacaban. Y acampando contra ellos destruían los frutos de la tierra, hasta llegar a Gaza; y no dejaban qué comer en Israel, ni ovejas, ni bueyes, ni asnos.

Porque subían ellos y sus ganados, y venían con sus tiendas en grande multitud como langostas; ellos y sus camellos eran innumerables; así venían a la tierra para devastarla. De este modo empobrecía Israel en gran manera por causa de Madián; y los hijos de Israel clamaron al Señor.

Y cuando los hijos de Israel clamaron al Señor, a causa de los madianitas, el Señor envió a los hijos de Israel un varón profeta, el cual les dijo: Así ha dicho el Señor Dios de Israel: Yo os hice salir de Egipto, y os saqué de la casa de servidumbre.

Os libré de mano de los egipcios, y de mano de todos los que os afligieron, a los cuales eché de delante de vosotros, y os di su tierra; y os dije: Yo soy el Señor vuestro Dios; no temáis a los dioses de los amorreos, en cuya tierra habitáis; pero no habéis obedecido a mi voz. Y vino el ángel del Señor, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas.

Y el ángel del Señor se le apareció, y le dijo: El Señor está contigo, varón esforzado y valiente.

Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó el Señor de Egipto? Y ahora el Señor nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. Y mirándole el Señor le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre.

El Señor le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre”. Jueces 6:1-16.

A ellos no les sobrara nada, los enemigos que son los problemas era lo que estaba prevaleciendo. Pues el único propósito del diablo es no dejar nada, humillar, pues le da placer ver a la persona llorar, suplicar y vivir una vida de miseria. El diablo no puede tocar en Dios y por eso el quiere tocar en aquellos que él ama que somos nosotros.

Cuando uno ya no aguanta más, clama y eso fue lo que pasó con el pueblo de Israel, comenzaron a clamar. Aquello que Dios hizo en el pasado lo hará ahora también, pues Él no cambia.

Pero, el problema está en que no se ha obedecido aquello lo que Dios dice. Gedeón estaba indignado y obedeció lo que Dios dijo. Así sucede con la persona que esta indignada ella no teme ni a la muerte, la persona toma la actitud y va enfrente de los problemas. Recuerde que Dios no escoge a los capacitado sino capacita a los escogidos. Así que vaya enfrente y obedezca y tendrá la victoria.

Obispo Leandro

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *