Pequeños Amigos, grandes Aliados

leon

Un león se despertó cuando un ratón pasó corriendo sobre su rostro. Con un salto ágil él lo capturó y estaba listo para matarlo cuando el ratón le suplicó: “Si usted me ahorrara la vida , estoy seguro que algún día yo podría retribuirle por su bondad.”

 El león dio una carcajada de desprecio y lo liberó.

Poco después de esto, sucedió que el león fue capturado por cazadores que lo ataron con fuertes cuerdas.

El ratón, reconociendo su rugir, se aproximó, royó las cuerdas y lo liberó diciéndole:

“A usted le pareció ridícula la idea de que yo sería capaz de ayudarlo, no esperaba jamás recibir de mí cualquier compensación por su favor; pero ahora sabe que es posible incluso a un ratón hacerle un favor a un poderoso león.”

Pequeños amigos pueden revelarse como grandes aliados.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *