piedad-asesinato

Se hizo famoso el caso del sudafricano Avron Moss, que a los 49 años de edad, se quitó la vida para evitar su sufrimiento. Con un cáncer en fase terminal, Avron pidió al tribunal que le permita la muerte asistida, en la que él se quitaría su propia vida. El proceso, sin embargo, demoró en ser juzgado y Avron tomó una serie de medicamentos que causaron su muerte.

Están surgiendo casos similares donde las personas piden a la justicia el derecho a poner fin a su sufrimiento por medio del suicidio. Pero eso sería ¿piedad o asesinato?

«La persona que busca este camino cree que es el mejor y la única salida es la muerte. Solo que cuando ella se suicida, está haciendo algo peor. Esta cometiendo un crimen contra su propia vida. Ella también esta yendo para un lugar millones de veces peor que la vida que esta viviendo», explica el obispo Francisco Decothé, de la Universal.

El suicidio, en cualquier situación, es un asesinato. Quitarse la propia vida es atentar contra el templo del Espíritu Santo, que es nuestro cuerpo. «Sólo con Dios la persona puede resolverlo. Llenando su alma con Él jamás atentaría contra su propia vida.», destaca el obispo.

¿Usted cree que el suicidio es justificable en cualquier caso? ¿Quién comete este acto consigue la Salvación prometida por Jesús? Deje su opinión en los comentarios.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *